Política

Como movimiento antes que partido, Morena evidencia claroscuros; análisis de resultados, tras un año: Fernández Panes

mayo 20, 2019

Morena no es un partido de izquierda, es un movimiento que ha integrado a políticos de diversas corrientes y en el poder, algunos de sus funcionarios tienen trayectoria de honestidad, pero otros no están haciendo bien las cosas; sin embargo, se podrá calificar a los gobiernos federal y estatal hasta que cumplan un año en la administración pública, sostuvo Ernesto Fernández Panes, académico de la Universidad Veracruzana.

"A Morena no lo caracterizaría como un partido de izquierda –dijo quien fue diputado local por el Partido Comunista Mexicano y en 1988 Fundador del Frente Democrático Nacional–, tiene otras características, es un movimiento de una serie de alianzas en donde han entrado priístas, panistas, perredistas, hay una amalgama de gente que en función de alianzas, intereses, de cercanía, de búsqueda de espacios entró a Morena y algunos escalaron posiciones y entonces les han dado puestos, a veces sin tener el perfil, sin tener experiencia, han llegado a hacer protagonistas.

"Esta oportunidad de alianza, de fuerzas populistas, de izquierda contestaria, de priístas, esta alternancia es una gran oportunidad, pero el estilo en donde no se fortalece a la institución, esas consultas sin consenso satisface al voto duro, a otros actores, a otros sectores y no se está tomando en cuenta.

"Hay fallas en estos gobiernos de Morena pero aún no se puede calificar, aunque es palpable una disminución en la ‘esperanza’, por ejemplo hay aspectos positivos como lo del huachicol o el disminuir gastos superfluos de gobierno, eso es sano, tener austeridad en un gobierno, pero la reducción de los salarios no puede ser por decreto, tiene que haber perfiles y análisis de quién debe ganar más o menos que el presidente de la República".

Fernández Panes comentó que cuando un gobierno pone calificativos a la prensa como "fifi" o exhibe a uno de sus funcionarios, hace que la institución erosione en un país en donde la delincuencia organizada o no organizada ha ocupado los vacíos que ha dejado el estado, el poder institucional o institucional lo cubren los poderes fácticos y eso es autodebilitarse. Y debilitar las instituciones es un alto riesgo para el país.

También refirió que no se puede seguir hablando sólo del pasado, que los culpables de la situación que vive el país y el estado de Veracruz son los gobiernos anteriores, "claro que todos los gobiernos tienen su responsabilidad, pero es importante retomar los rumbos.

"Aunque también hay gente que hace crítica demasiado ideológica, que le apuesta a que este gobierno debe fracasar y en donde está gobernando Morena y eso hay que entenderlo, porque en la lucha política y democrática el adversario siempre va a buscar los lados débiles de los gobiernos y de eso hacer su política.

""Pero hay gente muy reflexiva, que critica lo que está mal, por ejemplo el nepotismo en el gobierno de Veracruz, los partidos políticos de izquierda cuando han llegado al poder se desgastan, lo mismo le pasó al PAN, lo que le está pasando al PRI, no es lo mismo ser oposición o ser gobierno y no es lo mismo ser un funcionario de partido, un cuadro político que está acostumbrado a hablar en la plaza pública a cuando tienes una responsabilidad que no sólo es hacer grilla en el gobierno, sino tener el perfil para resolver los problemas".

En el caso de Veracruz, consideró, lo que se nota que los nombramientos de los funcionarios no fueron a través de un perfil, "hay gente muy respetable en el gobierno del estado de Veracruz, son gente de la academia, gente que ha trabajado en el ámbito social y personas que han militado en la organización civil, pero también existen otros cuadros políticos que llegaron y no cubren el perfil, y la autoridad tiene que tomar en cuenta que la gente que no está funcionando.

"Cuitlahuac viene una familia responsable, honesta, no de la corrupción, y quizá no ha tenido experiencia política, y hay quienes se disputan las áreas del gobierno, no se ve un cuerpo, ni política pública y eso debilita a un gobierno. Es poco tiempo a ver cómo rinde cuentas a un año, lo que se prometió en campaña y lo que hizo, eso es un reto", sostuvo Fernández Panes.