Política

Hospital de Veracruz, sin certificación para tratar Hepatitis C; fármacos, muy costosos

mayo 15, 2019

Pacientes del Hospital General de Veracruz que padecen Hepatitis C denuncian que no pueden acceder a medicamentos debido a que el nosocomio no se encuentra certificado.

Arcángel Valencia Mora, uno de los pacientes, indicó que les detectaron la enfermedad y después ya no les dieron tratamiento.

"Cuál es la esperanza de nosotros aquí, a los que estamos en Veracruz que tenemos esta enfermedad (...) que si nosotros tenemos el dinero que nosotros lo podemos comprar, pero es un medicamento demasiado caro que al principio nos daban el costo, nos dijeron que con 200 mil pesos a la mano, para tratamiento de 3 meses", explicó Valencia.

A un año, esto implicaría prácticamente un millón de pesos, en los casos en donde requieran el tratamiento por este tiempo.

En la República mexicana hay 9 hospitales acreditados: México, Toluca, Mérida, Querétaro y San Luis Potosí, algunos de los pacientes han intentado viajar o cambiar su residencia, sin embargo, esto no es garantía de que reciban el medicamento.

Gina Domínguez es otra de las pacientes, a quien le detectaron la enfermedad en el Hospital Regional hace dos años, a través de una campaña de pruebas rápidas.

"En México hay miles de personas que llevan su tratamiento en clínicas especializadas y se los dan, yo fui hasta allá y me dijeron que no me lo dan, yo no puedo vivir allá (...) he estado bajando mucho de peso y tengo mucho agotamiento físico, y ahorita ya no tengo la capacidad suficiente, no escogemos la enfermedad", afirmó.

Indicó que es una problemática creciente que tiene una cifra negra muy amplia, debido a que hay muchas personas que ante la falta de síntomas no han notado que están infectados. Gabriela Tapia se enteró de su enfermedad después de hacer una donación de sangre para una operación que su madre requería.

"Al año de que había donado sangre me hablaron por teléfono y me dijeron que tenía un reactivo mal, me regresé al CTS y me hicieron otra prueba y de ahí me mandaron al regional, pasó otro año, me hicieron la prueba rápida y volví a salir reactiva, le dijeron que se hiciera otra prueba para saber si era en realidad lo que tenía y al otro año le llamaron para atenderme", comentó Tapia.

Indicó que tuvo que invertir una fuerte suma de dinero en análisis que no le realizaron en el Hospital General, para que pudieran atenderla, sin embargo, el medicamento no lo surten y le resulta a un costo inalcanzable.

El número de personas que podrían estar enfermas y no saberlo es preocupante para estos pacientes que se han convertido en activistas para hacer consciencia sobre los casos y los fallecimientos que se están registrando en la comunidad debido a la falta de tratamiento y el avance del padecimiento en cada caso particular.