Política

En Chiapas, la nacionalidad mexicana cuesta doce mil pesos

abril 25, 2019

En paquete, credencial de elector y acta de nacimiento, se vende a indocumentados

Similar a lo que sucede en la Plaza de Santo Domingo de la Ciudad de México, en el estado de Chiapas, por su ubicación estratégica en la permeable frontera con Guatemala y paso de miles de indocumentados, se ha instaurado una creciente industria de venta de documentos apócrifos en la que personal del Registro Civil de Tapachula, Chiapas, estaría implicado.

Casi a menudeo y publicitado en redes sociales, es posible adquirir sin mayores problemas, actas de nacimiento, credenciales de elector y visas humanitarias que se venden a guatemaltecos, hondureños o a cualquier extranjero que lo necesite, todo esto con la ayuda de "asesores" o seudo abogados, que les aseguran contar con las conexiones para garantizarles la entrega de estos documentos.

La confiabilidad de tales "asesores" puede apreciarse en un dato. En Bridgeton, Nueva Jersey, el 90% de la gente que dice ser de Chiapas en realidad son originarios de Guatemala y Honduras, principalmente; algunas veces los nombres son inventados, en otros casos, hay usurpación de identidad. Utilizan los datos en Estados Unidos y muchos tienen pasaporte expedido por el Consulado. Evidentemente, la seguridad de los mexicanos a quienes se les usurpa la identidd queda vulnerada ante estos evidentes hechos de corrupción.

Desde el año pasado con el ingreso de las caravanas migrantes, la venta de las actas de nacimiento, credenciales de lector y ahora visas humanitarias se ha incrementado exponencialmente. El negocio también funciona en Guatemala y en Chiapas, vía Facebook en grupos cerrados como: Contacto Tapachula; Contacto Melacatán (Guatemala), por mencionar algunos. Los precios por la documentación varían entre nueve y doce mil pesos.

En Tapachula opera un asesor identificado como Lorenzo López Pérez quien ofrece servicios de tramitación de licencias para conducción de automóviles y motocicletas pero, de forma paralela, también garantiza el conseguir otros documentos. En una conversación con un solicitante oferta en doce mil pesos la nacionalidad mexicana y describe los pasos para su obtención. "Los pasos para obtenerla son los siguientes, para el acta de nacimiento usted me daría el nombre completo al cual saldría el acta, lo cual es de un plazo de 15 días. Al siguiente día usted iría conmigo al módulo del INE para iniciar su trámite, halla (sic) le toman la foto, huella y firma, en ese momento usted me daría el resto del dinero lo cual serían 6 mil pesos, para la entrega de la credencial tiene una fecha de un mes a dos meses, todo es legal y confiable".

Al mismo tiempo, han surgido negocios paralelos como sucede en Oaxaca, donde los migrantes que reciben sin costo alguno la tarjeta de visitante por razones humanitarias, que les permite transitar libremente por el país, simulan su extravío para venderla a sus compatriotas con el pretexto de haberla perdido y así solicitan otra que a su vez es vendido entre aquellos que ignoran su gratuidad.

Lo anterior es posible debido a que las oficinas de Migración tienen un sistema obsoleto que no les permite saber cuántas veces ha sido expedida a una misma persona y a la cual se le ha entregado dicho documento, porque además en sus registros, no hay fotografía ni huellas dactilares de los solicitantes.

Mientras que en Quintana Roo cárteles delincuenciales organizan tours con grupos de migrantes que son llevados a la sierra de Chiapas para conseguir estos papeles; en el municipio Benito Juárez (Cancún) y Playa del Carmen se concentran mayormente la gente con usurpación de identidad, sin que al momento exista una política de control sobre la expedición de tales documentos.