Política

Reordenamiento vehicular sólo dejó beneficios a pasada gestión

abril 21, 2019

A más de dos años del programa de Reordenamiento Vial, instruido por el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, al día de hoy se desconocen sus beneficios, así como el padrón de los conductores y concesionarios, los recursos recaudados y el nombre de las empresas que recibieron contratos para este proceso, reprochó la diputada local Deisy Juan Antonio.

Lo único que dejó el pasado proceso de reordenamiento vehicular fue dinero para el gobierno anterior del cual no se dio a conocer lo que se hizo, y provocó un encarecimiento de las tarifas en todas las regiones del estado en las diversas modalidades de transporte.

"Después de establecerse la obligatoriedad de los concesionarios de inscribir en el Registro Estatal de Conductores a los operarios de los vehículos autorizados para la prestación del servicio, iniciaron las inconformidades especialmente entre conductores de taxis, toda vez que al paso del tiempo se incrementó el costo en varias regiones del estado", expresó.

Por ello, confió que a la brevedad los titulares de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), así como al Director General de Transporte, entreguen un informe por escrito, al Congreso en el que se precise el estado en el que recibieron el Programa de Reordenamiento Vehicular.

La legisladora de Morena, precisó que dicha solicitud es en virtud de las reiteradas quejas que han presentado conductores de los diversos municipios que integran su distrito, y que prestan el servicio de transporte público en la modalidad de taxi, en las que manifiestan presuntas irregularidades en el cobro de dicho programa, así como los fines reales del mismo.

La legisladora Juan Antonio, recordó que en sesión celebrada el 20 de marzo de 2017, la mayoría del PAN en ese entonces aprobó el dictamen con proyecto de decreto, surgido de la iniciativa del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en donde se impulsó un reordenamiento del transporte público estatal, argumentando el incremento en el número de vehículos que prestan este servicio en sus tres modalidades.

Sin embargo, al día de hoy no se nota ningún beneficio para la población, ni para la autoridad, como tampoco para los propios transportistas, ya sea concesionarios o choferes.