Política

Ecocidio en Papantla cumple 4 años

abril 11, 2019

Papantla, Ver.- A cuatro años de distancia del derrame de aceite crudo en la comunidad de Emiliano Zapata, la empresa Oleo Rey, encargada del Campo San Andrés, no ha logrado frenar el brote de hidrocarburos, mientras las aguas del arroyo Los Tejones continúa contaminándose y con ello afectando al medio ambiente.

Fue el 30 de abril de 2015 cuando los habitantes de Emiliano Zapata, una comunidad rural de Papantla, percibieron la presencia de aceite en el agua del arroyo del cual se abastecían para uso doméstico.

El derrame se ubica a no más de 200 metros del pozo San Andrés 72; sin embargo, el aceite brota de la falda del cerro y del lecho del arroyo, el cual a pesar de la contaminación a la que ha sido sometido, sigue albergando flora y fauna acuática.

En la actualidad, los pobladores continúan sembrando maíz criollo en las inmediaciones del arroyo. Desde la carretera a San Andrés, el olor a hidrocarburo resulta penetrante y en el lugar se observa la basura dejada por los trabajadores de la empresa del ramo petrolero.

Para tratar de recuperar parte del hidrocarburo, la empresa optó por colocar una capa de concreto sobre el lecho del arroyo tributario del río Tecolutla y construyó un cárcamo para atrapar el aceite; no obstante sobre el agua se mantiene una capa de petróleo.

Desde ese mismo sitio se escucha el ruido que produce el quemador de torre y los equipos de la Central de Turbinas, que ese mismo año generó un movimiento de resistencia en la comunidad, luego de las afectaciones a la salud que esto provocó.

Cuatro años después el panorama sigue siendo el mismo, las afectaciones por ruido siguen vigentes y la contaminación del agua es una realidad constante. Mientras tanto, ni Oleo Rey, Pemex o la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente han logrado revertir la situación.