Política

Pide empresa plazo de 160 días para echar a andar Sistema Estatal de Videovigilancia

abril 09, 2019

Con la excusa de que desconocía que llueve en demasía en Veracruz y con tormentas eléctricas, así como que hubiera tantas montañas, la empresa Comtelsat SA de CV justificó el incumplimiento para que funcione adecuadamente el Sistema Estatal de Videovigilancia, contratado en el gobierno yunista.

Por ello, ha solicitado al actual gobierno estatal un plazo de 160 días para efectuar casi todos los trabajos restantes para que funcionen de mejor manera las cámaras de videovigilancia, pues de entrada, precisa que no instalará la totalidad de la fibra óptica porque es muy caro, aunque estaba estipulado en el contrato.

Gabriela Montaño Zúñiga, apoderada legal de la empresa Comtelsat SA de CV, dirigió una promoción a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) el pasado 6 de marzo, para pedir permiso a fin de terminar y corregir los trabajos de instalación del Sistema Estatal de Videovigilancia, y hasta el momento no ha recibido respuesta oficial.

Aunque dicho sistema debió haber sido entregado el pasado 5 de julio, la empresa no fue molestada ni obligada por el gobierno yunista a dar cumplimiento al contrato SSP-UA-111/17, denominado "Adquisición, Suministro, Electrificación e Instalación y Puesta en Operación de Sistemas de Circuito Cerrado de Televisión CCTV".

Ahora ha solicitado un plazo de 160 días para efectuar los trabajos que debió haber hecho desde el inicio para el correcto funcionamiento.

"El proyecto del sistema estatal de CCTV para el estado de Veracruz ha pasado por diversas etapas y situaciones que han generado retrasos para su implementación. En este momento, la gran mayoría de las circunstancias tanto físicas como técnicas que generaron dichos retrasos han quedado solventadas y el proyecto se encuentra en la inflexión de su curva de implementación, por lo que la cantidad, el tipo de actividades y tiempo restante para concluir su puesta en operación son bastante concretos", refiere.

La empresa justifica que las condiciones climatológicas, con constantes lluvias e incluso tormentas eléctricas fue lo que impidió a su personal trabajar con normalidad, además que las cordilleras, montañas y elevaciones de su orografía les dificultaron todos los trabajos necesarios.