Política

Auditoría presume fraude en Sistema de Vigilancia Estatal de Yunes Linares

abril 08, 2019

El Sistema Estatal de Videovigilancia pagado en mil 100 millones de pesos en el gobierno yunista es antifuncional por la baja calidad del video ofrecido, porque la detección de vehículos robados o partícipes en hechos delictivos seguirán siendo indetectables, lo mismo que los rostros de posibles delincuentes, concluyen los peritajes hechos hasta el momento a 3 de los subcentros.

Cámaras por debajo de la calidad debida que no sirven para identificar rostros o placas, postes que no cumplen con un tamaño estándar, gabinetes en la parte superior de los postes que pueden incendiarse en cualquier momento, instalaciones eléctricas improvisadas y falta de licencias de todos los programas instalados, son parte de las irregularidades detectadas hasta el momento en el Sistema Estatal de Videovigilancia, que el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares dio por concluido el último día de su mandato.

De acuerdo con las actas circunstanciadas que ha elaborado la auditoría que realiza el Órgano de Fiscalización Superior y que ha entregado a la Secretaría de Seguridad Pública, al concluir la revisión de los subcentros de Pánuco, Poza Rica y Cosoleacaque, se advierte un fraude debido al incumplimiento de prácticamente todas las cláusulas del anexo del contrato denominado "Adquisición, Suministro, Electrificación e Instalación y Puesta en Operación de Sistemas de Circuito Cerrado de Televisión CCTV".

Por dicho contrato, el gobierno de Veracruz a través de la Secretaría de Seguridad Pública en el gobierno yunista pagó mil 160 millones de pesos a la empresa Comtelsat S.A. de C.V., la cual no ha logrado instalar ninguna cámara conforme a las especificaciones del contrato.

Si bien, en este momento están emitiendo una imagen y transmitiéndola alrededor de 2 mil 500 videocámaras de las más de 6 mil 500 que establecía el contrato, la realidad, es que ninguna cuenta con la calidad de la imagen requerida, la señal no llega en tiempo real y no se cumple con todos los requisitos técnicos que se contrataron.

Conforme los resultados de la auditoría, que ya obran en el gobierno estatal, y de las cuales tiene copia La Jornada Veracruz, advierte que toda esta infraestructura que se colocó en diversos municipios de la entidad, hoy en día representan un riesgo para la población, pues los gabinetes ubicados en la parte superior de los postes que contienen los controles de las cámaras no son adecuados para las temperaturas que se registran en el estado.

En promedio, cada gabinete está diseñado para encontrarse a una temperatura máxima de 25 grados centígrados, pero han medido temperaturas de hasta el doble, es decir 50 grados centígrados al interior de las mismas, por lo que podrían incendiarse y caerse.

Las actas que establecen estas irregularidades, ya se encuentran en poder de la Secretaría de Seguridad Pública, así como de la Contraloría General del Estado, en el que se especifica que prácticamente se incumplió con todo el contrato por parte de la empresa Comtelsat.

Dicha compañía, ya contaba con un antecedente de incumplimiento a nivel federal e incluso fue suspendida por la Secretaría de la Función Pública por un periodo de 2 años, a pesar de ello, el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares avaló que fuera contratada y aunque originalmente el contrato era sólo por 350 millones de pesos, se triplicó hasta los mil 150 millones de pesos.

Arcos de corrupción

A más de dos años de haber prometido que acabaría con la inseguridad en 6 meses, el ex gobernador Yunes Linares detalló que una estrategia para supuestamente lograrlo, sería la instalación de arcos carreteros, que tendrían cámaras especializadas en la detección de vehículos robados o que hubieran sido reportados en la comisión de un delito.

Conforme a los documentos de los avances de la auditoria, de los cuales tiene copia La Jornada Veracruz, se detalla que ninguno de esos arcos carreteros sirven para tal fin, pues fueron equipados con cámaras de muy baja calidad, que no cuentan con la programación debida y la conexión para enviar su señal a través de fibra óptica es nula.

Incluso, hay algunos arcos carreteros que ni siquiera han sido instalados, mientras que los existentes, no todos emiten una burda imagen de los carros que entran o salen de algún municipio, pero sin la capacidad para detectar rostros, matrículas o lanzar una alarma ante algún accidente.