Política

Confirmados

abril 08, 2019

La información respecto al pésimo funcionamiento e inutilidad última del equipo de videovigilancia implantado en la administración de Miguel Ángel Yunes, vuelve confirmar el buen sentido del electorado de castigar al sistema de complicidades que gobernó al país de 1989 a diciembre de 2018. No sólo por el sobreprecio y la deliberada mala calidad de la resolución de las cámaras adquiridas que las hace completamente inútiles para cualquier propósito de combate y disuasión del delito.

El asunto tiene peso por sí mismo, pero adquiere una dimensión adicional cuando se tiene presente que la cimentación de la totalidad de la oferta política del Yunes candidato, descansaba precisamente en el restablecimiento de la seguridad pública; y sólo adicionalmente el castigo a los corruptos.

Al final del día, ni lo uno no lo otro, cosa que por lo demás no extraña.

Pero el tema pasa por un proceso decisiones públicas concretas dentro del cual el gobierno del ex gobernador M. A. Yunes decidió comprar deliberadamente equipos que no cumplirían con las especificidades concretas de las tareas de vigilancia, disuasión, persecución y castigo del delito. Lo que dicho de otro modo es mentir descaradamente a la sociedad. Como si no estuviera ya suficientemente agraviada y aterrorizada por el gobierno de Javier Duarte. De la misma forma que luego mentiría respecto a su participación en la captura de Duarte, su extradición y juicio acordado. Las fugas y malversaciones del dinero público en el régimen anterior son de terror. Basta con el dato de los buques de petróleo mexicano vendidos en el mercado spot internacional sin pasar por el control de la empresa.

El sistema completo de complicidades estaba diseñado sobre el plano del objetivo primario de robar al Estado mexicano. No extraña, pues, que el panismo dirigido por Yunes tuviera el objetivo de obtener la máxima ganancia en las adquisiciones de gobierno. Demuestra también que al ex gobernador en realidad le importa un comino la situación de los gobernados. Y eso vale mejor tenerlo presente ahora que se medio reconstruyen como oposición leal verosímil, si es que pueden hacerlo.