Política

Cuatro fosas más en Los Arenales; es un campo de exterminio: colectivos

abril 03, 2019

Lo que día a día encuentran en Los Arenales cada vez es más horrendo. La posición en la que encuentran los cadáveres y restos de pertenencias en esa zona, devela que en ese lugar el asesinato de las víctimas por desaparición forzada fue más que dramático. Este inicio de semana cuatro nuevas fosas fueron encontradas y desde ayer se inició la búsqueda de más cuerpos. Las labores se esperan arduas y difíciles.

Aracely Salcedo Jiménez, representante del colectivo Familiares de víctimas de desaparición forzada Córdoba-Orizaba, no oculta su tristeza por este nuevo hallazgo que, según sus palabras, se encuentra en el mismo cuadrante de donde se hallaron otras más que ya están siendo investigadas para hallar posibles restos humanos.

La ubicación de las nuevas fosas clandestinas, que dieron positivo en la búsqueda iniciada desde hace semanas es como un llamado de la tierra, "es increíble como la tierra está devolviendo a las familias de personas desaparecidas, un poco de fe y esperanza, pero sobre todo la paz que algunas familias tendrán".

"La naturaleza es testigo del sufrimiento, a pesar de haber sentido el dolor de todas estas personas que fueron inhumadas clandestinamente, a través de sus raíces, nos está señalando caminos para encontrarlos. La vida nos pone en situaciones muy difíciles, pero de alguna manera tejió lazos para que juntas podamos dar verdad sobre lo que pasó en Los Arenales, ese campo de exterminio", según señala.

Algunos de los hallazgos han sido fortuitos, según se escucha en un relato que el colectivo Toaltepeyolo, coadyuvante en la búsqueda, subió a sus redes sociales. En él, la voz de una mujer explica cómo encontraron una fosa clandestina más, "una compañera resbaló un poquito, en el descenso del cerro en los arenales y me llamó la atención una piedra que tenía muchas moscas, eso nos llamó la atención".

Empezamos a buscar, prosigue "y efectivamente nos dio positivo. De ahí se exhumó un cuerpo. Estos son los campos de exterminio de los que nosotros hemos hablado", afirma Aracely Salcedo.

En otra parte del video de más de 10 minutos y enviado por la misma representante de esa agrupación, se escucha y ve a un grupo de madres de presuntas víctimas de desaparición forzada cifrando sus esperanzas en encontrar a sus desaparecidos, "nosotros tenemos la esperanza de que ustedes encuentren a los nuestros" se escucha la voz de una mujer que con llanto se dirige a ese grupo.

"Vamos a seguir buscando. No podemos irnos sin agotar todo lo que esté a nuestro alcance, nos ha costado mucho trabajo, empezamos hacer la búsqueda y no vamos de detenernos. Tenemos un poco más de ayuda por la magnitud de este problema."

Este colectivo continúa con los trabajos de búsqueda y en ellos encontraron nuevos lugares en donde se presume habría más cuerpos de presuntas víctimas por desaparición forzada. En las labores, dice, "participa gente experta en el tema tenemos antropólogos, criminólogos, arqueólogos que están trabajando con nosotros. Hemos logrado recuperar cadáveres y hemos encontrado cuatro fosas más. En una de ellas ya encontramos uno y en otra fosa hay demasiados restos –humanos– además que hay varios restos de encobijados".

"Para nosotros es algo bien fuerte, bien doloroso. Esto nos tiene muy mal. Estamos devastadas al darnos cuentas que nos dieron positivas. Yo lloro porque no puedo creer que exista tanta maldad, pero ya lo estamos comprobando, me da mucha rabia, impotencia, pero a la vez agradecida con Dios porque más de una familia va a estar recibiendo a un familiar desaparecido. Esto es hablar del dolor. Aquí se respira la muerte. Aquí todos los sentimientos nos agotan".

Lo que queremos es saber verdad, mantener la memoria de los desaparecidos y exigir justicia que el Estado mexicano le debe a los miles de víctimas que atravesamos –dice–, la desgracia de tener a un familiar desaparecido.

Hasta el pasado 12 de marzo y de forma oficial se tiene el registro de 12 cuerpos recuperados de nueve fosas clandestinas, pero se sigue en proceso. Las fosas se localizan en un predio del cerro de Los Arenales, en Río Blanco.