Política

Pide Alejandro Solalinde libertad para presos políticos a gobernador

abril 01, 2019

El sacerdote jesuita, Alejandro Solalinde, pidió a través de sus redes sociales, al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, la liberación de presos políticos de años anteriores, como es el caso de Alejandro Díaz Santis, quien fue acusado de asesinar a la hija de su pareja sin que le dieran oportunidad de defenderse porque él alega que es inocente.

El padre activista en favor de los migrantes señaló "Gobernador @CuitlahuacGJ, es urgente su intervención para la liberación de presos políticos de sexenios anteriores como el caso de Alejandro Díaz Sántiz, expediente 162/99 del Juzgado Quinto de Primera Instancia de Veracruz. Esperamos un acto de cambio y justicia en su gobierno".

Desde el Cereso número 5 de San Cristóbal de las Casas, Alejandro Díaz Sántiz, quien fue recluido en Veracruz en 1999, pidió al gobernador de Veracruz en el 2014, Javier Duarte, su intervención para que lo liberaran, "que me hagan justicia porque en mi expediente hay muchas irregularidades y violaciones a los Derechos Humanos, no tuve traductor, no hice lo que dicen, no entiendo mucho cómo hablan ustedes, hablo Tzotzil, pero aprendí el castellano por Alberto Patishtán", sin embargo no obtuvo respuesta.

A distancia, por teléfono, Alejandro, recuerda que él fue encarcelado por instrucción del juez 5° de primera instancia en Veracruz, así inició su condena bajo el expediente 162/99 y en un atropellado español que ha aprendido durante en los 15 años que lleva en prisión, narra, "fui a Veracruz a trabajar porque pensé que allá iba a estar bien, vendía dulces con mi esposa y tenía un bebecito de año y medio, vivía en una casa que de la puerta había escalones, era de muchas piedras y el bebecito se cayó, se pegó y murió, llegó la policía y no entendí que decían y ahí estaba un primo también y le empezó la policía a preguntar ¿Qué pasó? Los policías le dijeron acusa a tu primo, pero tampoco sabía qué le decían y con la cabeza dijo sí".

Llegó de Tzoeptic, Mitontic, Chiapas, pero desde hace 15 años está encarcelado, primero en el reclusorio Allende, después enviado a Perote, pero ante la injusticia el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas A.C. (CDHFBC) solicitó su traslado al estado de Chiapas para poder llevar su defensa y pudiera estar con sus familiares. Allí conoció a Alberto Patishtán Gómez, quien fue su compañero de celda y quien recibió un indulto presidencial en octubre de 2013.

Alejandro Díaz Santís, después de una solicitud que hiciera el CDHFBC para que fuese trasladado a su estado, hoy se encuentra en el Cereso 5 y formó parte del grupo de indígenas que se encuentran recluidos en penales de Chiapas y pertenecientes a las organizaciones de "La Voz del Amate, Solidarios de la Voz del Amate y Voces inocentes".

Se ha integrado a las organizaciones Voz del Amate, Solidarios de la Voz del Amate y Voces Inocentes, Alejandro señaló que las autoridades veracruzanas no le tomaron declaración en su lengua original y no habla el español y así lo sentenciaron a 30 años de presión por el delito de homicidio y violación de su bebé, pero ante la promoción de un amparo, le redujeron 4 meses y su sentencia es de 29 años 6 meses.

El indígena Tzotzil dijo que: Patishtán me decía, "tienes que hablar más castellano, para poderte defender, no ves que saber puro tzotzil hace más difícil que te escuchen". Y sí, aprendí el idioma y más.