Política

Orfis: capacitación a ediles para evitar desvíos

marzo 25, 2019

El Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) ofrecerá capacitación a los municipios que opten por recibir el 25 por ciento de adelanto del Fondo de Aportación de Infraestructura Social (FAIS), para construir obra pública que permita abatir los índices de pobreza.

La propia Secretaría de Desarrollo Social establece los lineamientos para el manejo de esos fondos, por lo que el dinero se tendrá que destinar a inversiones productivas que permitan reducir la pobreza, de lo contrario se fincará responsabilidad a los funcionarios locales.

El auditor general del estado, Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, recordó que la propuesta del gobernador Cuitláhuac García Jiménez de adelantar fondos federales está en comisiones y tendrá que revisar muy bien la posibilidad de que el crédito o créditos se contraten con cualquier banco del Sistema Financiero Mexicano.

El martes 19 de marzo se turnó a comisiones la iniciativa de decreto que permite a los municipios recibir por adelantado hasta el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para Infraestructura Social (FAIS), para obra pública.

A diferencia de otras administraciones, en esta ocasión se abre la posibilidad de que los créditos se puedan contratar con la banca privada, en los ejercicios fiscales 2019 y 2020, lo que podría tener un impacto en su el pago de interés.

En ese sentido, Portilla Vásquez mencionó "Una vez que lo apruebe el honorable congreso del Estado, nosotros haremos unas jornadas de capacitación virtuales a los municipios que hagan uso de ese decreto, para orientarlos, capacitarnos de tal forma que lo que ellos van a requerir como un crédito sea en las mejores condiciones en la barca comercial o privada, y que los recursos son exclusivamente para inversiones públicas productivas", insistió

Reconoció que existe un alto grado de deuda de los municipios, por lo que el Orfis está haciendo análisis de lo comprometido de las finanzas públicas, "en su momento se presentará el trabajo para evitar que no rebasen el nivel de endeudamiento".

Uso de tecnología permitirá detectar desvíos de recursos

A través de modelos de riesgos o algoritmos que detectan irregularidades, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) podrá determinar con mayor precisión el mal uso de los recursos. Como parte de la revisión al manejo financiero del ejercicio fiscal 2018, se hará uso de tecnología que permite procesar los datos informáticos y determinar alguna irregularidad.

El auditor especial del gasto federalizado de la ASF, Emilio Barriga Delgado, recordó que la ASF hace análisis de volúmenes muy grandes de información, dado que revisan el manejo financiero del gobierno federal y las demarcaciones federales. "Usar las nuevas tecnologías para poder hacer auditorías mucho más profundas, con mayor calidad y sobre todo también para que tengan estado y municipios la percepción de que estamos revisando grandes volúmenes de información, el hecho de que no esté físicamente el auditor en sus oficinas no implica que la ASF no tenga conocimiento de cómo se están utilizando los fondos, a qué se están destinando.

"El big data es procesar volúmenes muy grandes de información, con estas auditorías (…) podemos determinar cuándo hay un mal uso de los recursos y por lo tanto más que estar enfocado a revisar cosas como a ciegas, ahora vamos a ver auditorías con más profundidad".

Explicó que la Institución Fiscalizadora trabaja con una nueva visión, aparte de buscar que las auditorías sean más amplias, se trabaja en un proyecto para que los auditores superiores de los estados, formen parte de la estructura de la ASF. "Queremos colaborar para que las auditorías estatales se fortalezcan lo más posible, inclusive el auditor superior ha planteado un nuevo modelo, en el cual podríamos como país rediseñar el marco de actuación de las auditorías estatales, donde podríamos pensar en implementar un esquema de federalización de la ASF".

El 25 de marzo funcionarios de la ASF brindarán una serie de conferencias magistrales sobre la aplicación del gasto federalizado y la Ley General de Disciplina Financiera en la capital del estado.