Política

Opiniones y Comentarios AMLO y Ágnes

marzo 23, 2019

No bien acaba de salir de una y ya cayó en otra. Como en lo personal no creo en las encuestas. Por tanto soy de la opinión que todo lo que digan los honorables dueños tiene trasfondo…

Y si he de sincerarme, en el entendido de que no voy a quedar bien con nadie: ni siquiera creo en la democracia; por eso ni me molesto en ir a sufragar. Y no puedo creer en la democracia porque no vivimos en un Estado de Derecho…

Como consecuencia, si la Justicia es a modo, la corrupción ha hecho presa de la mayor parte de los ciudadanos. El día que vivamos, no en una cuarta o quinta o décima transformación, sino en una República con verdadera división de Poderes, valdrá la pena participar…

El caso es que nuestro señor Presidente no acababa de meterse en problemas con la consulta sobre la termoeléctrica -problemas que apenas comienzan- que pasó a regar el pinole con la designación sin méritos de la Magistrada Yasmín; esposa de su cuate de doble raya…

De quien dicen es tan agarrado, que nunca le ha dado una mísera dádiva a AMLO a pesar de todo lo que lo ha apoyado. Como que entonces Riobóo debe ser mezquino y lo peor, mal agradecido…

Pero regresemos. Todavía no ha acabado el escándalo de la Magistrada de Riobóo, calificada por las propias mujeres como un retroceso en la lucha por la libertad para poder decidir sobre la interrupción del embarazo…

Que en un bautizo a todo lujo, sale fotografiado con Norberto Rivera Carrera, acusado públicamente como protector de pederastas. Por lo que don Andrés Manuel comienza a parecerse un poco a la Madre Teresa de Calcuta (1910 – 1997)…

No porque se cambie el nombre. Ella se llamaba Agnes Gonxha -como Yeidckol Polenvsky, que viene siendo como la hija descarriada de AMLO; y si no, que le pregunten a Monreal quién manda-…

Sino porque presume de austero; se codea con los millonarios y le hacen cenas espléndidas en casa de quienes antes fueron sus enemigos. Amor y Paz. Así a cualquiera le alcanzan los poco más de $100,000 pesos que gana; no paga nada…

Y viene a colación, porque ahora sale con que se va a cenar con un jovencito vergonzosamente inflado hasta con La Medalla del Águila Azteca; que por lo visto, lo único que ha hecho bien es casarse con la hija de Trump -aunque aguantar al suegrito ese no debe de ser nada fácil-…

Pero en lo demás, cuando ha intervenido como enviado de EE.UU. -haciendo a un lado al Secretario de Estado- no ha logrado nada. Donde lo ha mandado su "suegrito" ha regresado sin buenos resultados. Lo envió a mediar en el conflicto de Israel y Palestina; y las resultas de su gestión saltan a la vista…

Vaya usted a saber, amable lector, de lo que hablaron; el que sí se enteró, fue el anfitrión; uno de la mafia del poder; que debe de haberse frotado las manos con todo lo que vio y escuchó…

Y debe de haber escuchado bastante; pues que se sepa, ni el señor Presidente habla inglés, declarado por él mismo que no le hacía falta; y el esposo de Ivanka non le parla al español; o sea, que se entendieron por medio de un interprete…

Que en actos oficiales cada cual trae el suyo. No vaya siendo como aquél que confesaba donde estaba el tesoro para que dejaran de torturarlo; y el intérprete "traducía": dice que ya lo podrán matar, que no dirá nada…

Desde ese entonces, la diplomacia es más bien cortesía y desconfianza; por no decir espionaje con buenos modales...

Pero también hay cosas buenas y sorprendentes; como que los maestros levantaron sus tiendas de campaña en San Lázaro con solo diálogo; sin utilizar ninguna presión gubernamental a pesar de lo que hicieron. Bien.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.