Municipios

Inconformidad en el norte por pavimento inconcluso; gobernador garantiza avance

marzo 13, 2019

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez escuchó quejas durante la visita de supervisión realizada a la obra de la repavimentación de la carretera que conduce a la zona arqueológica El Tajín, luego de la mala planeación por parte de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) que ha provocado congestionamientos vehiculares y pérdidas económicas tanto a los vecinos como a los habitantes de la conurbación en general.

La obra que inició en febrero pasado, estaba programada para ser entregada el próximo 15 de marzo, previo al arranque del festival Cumbre Tajín y evitar así molestias a los turistas que se espera arriben a la zona.

Fernando Elías Guevara, subsecretario de Infraestructura de la SIOP, informó que se estarían invirtiendo 34.5 millones de pesos para la construcción del pavimento, obras de drenaje, banquetas, señalamientos, paradas de autobuses y un camellón.

Los trabajos iniciaron sin previo aviso a los vecinos de la colonia División de Oriente, los cuales quedaron aislados desde que se cerrara el paso, afectando con pérdidas económicas a los establecimientos comerciales ubicados a lo largo de un kilómetro.

Los responsables del proyecto no previeron vías alternas para desviar a los miles de automóviles y unidades pesadas que circulan diariamente entre Poza Rica y Coatzintla, por lo que fueron desviados temporalmente a través de la colonia División de Oriente, generando malestar entre los vecinos.

Los vehículos que se dirigen hacia la urbe petrolera fueron desviados a través de improvisados caminos de terracería habilitados a un costado del ducto Central de Turbinas San Andrés-Complejo Procesador de Gas, de Petróleos Mexicanos, el cual se encuentra en operación y representa un riesgo para la excesiva carga vehicular que por ahí transita.

Ante las quejas, el ayuntamiento de Poza Rica comisionó a Arturo Quiroz Romero, subdirector de Ordenamiento Territorial y Asentamientos Humanos para que gestionara ante Pemex la apertura del tramo del bulevar Jesús González Ortega que atraviesa los terrenos del ex Complejo Petroquímico Escolín, para desviar todo el tránsito y evitar los actuales problemas.

Hasta el momento, el gobierno local no ha logrado gestionar el paso, pese a que el propio alcalde Francisco Javier Velázquez Vallejo se jubiló siendo superintendente en el entonces Complejo Petroquímico.

Ante lo estrecho de las calles del citado sector habitacional han ocurrido varios accidentes en los que han estado involucrados vehículos de gran tamaño, a los que se les dificulta el paso, sin que Tránsito del Estado o la comisión de Tránsito y Vialidad hayan logrado alguna acción para mejorar la fluidez de vehicular. Temen que al quedar más alto que la vieja carretera, les ocasione inundaciones más severas a las registradas con anterioridad por la falta de un colector pluvial eficiente, a lo que el gobernador respondió que la obra incluía la construcción de un drenaje para el desfogue de los escurrimientos provenientes de la parte alta de la colonia Jardines de Poza Rica.

Sin embargo, los residentes de ese sector consideran que el tamaño del drenaje no bastará para canalizar la cantidad de agua que escurre en esa zona.

Cuitláhuac García Jiménez les pidió paciencia para poder terminar la obra, la cual reconoció no podrá ser entregada el 15 de marzo como estaba programada, pero se comprometió a liberar al menos dos carriles centrales el 20 de marzo, antes de la inauguración de Cumbre Tajín.

El empresario hotelero José Luis Herrera Garrido, uno de los afectados con la obra, se acercó al titular del Ejecutivo estatal para pedirle mayor celeridad en los trabajos, así como que se reconsidere la capacidad del drenaje para evitar afectaciones a futuro.

Por otra parte, el alcalde Velázquez Vallejo se comprometió también a solicitar ante Pemex se reconsidere liberar el paso sobre el bulevar Jesús González Ortega para evitar mayor caos en esa zona, el cual afecta también a las empresas que se encuentra trabajando en los campos petroleros de la región.