Política

Sociedad, Estado y gobierno

marzo 11, 2019

Enfilados hacia cumplir con los primeros 100 días del cambio de régimen, es claro que el gobierno federal, avalado por más del 53 por ciento de los votos, es sometido a un riguroso escrutinio público hecho por la sociedad civil, organizada y no organizada. Esto, eventualmente, podría dar la impresión de una frágil gobernabilidad o una disminución del poder de convocatoria.

La sociedad está muy atenta a la toma de decisiones y a los procedimientos de éstas. Cosa que está muy bien porque a falta de equilibrios en el Congreso, la sociedad es reconocida e integrada a los procesos de toma de decisiones. Aun así, los procedimientos para avalarlas siguen siendo objeto de no pocos disgustos, incluso entre quienes votaron convencidos por López Obrador.

Así, hay dos vetas que corren en paralelo. Por un lado las decisiones del gobierno federal que rompen con el esquema de racionalidad neoliberal, muchas de ellas cuestionadas por ser punto menos que a mano alzada en mítines de ambiente favorable al Presidente, y por otro la crítica espontánea de la sociedad civil, especialmente la más estudiada. Cosa que está muy bien dada la abrumadora mayoría del Morena en ambas cámaras.

Pero Morena no es un movimiento uniforme. Al contrario, lo forma un abanico muy amplio de ideologías y formas de entender el mundo que reclaman participación en la toma de decisiones.

La amplísima alianza que reprobó y largó al neoliberalismo tiene también que liderar con la labor de zapa de los factótums del sistema anterior. Distinguir entre una y otra versión para interpretar la realidad es labor personal. Los medios de comunicación y especialmente el periodismo libre, deben dar cuenta de todo esto de forma puntual, independientemente de sus simpatías o fobias ideológicas. Justo así es como se construyen los acuerdos fundacionales que propician nuevas reglas del juego. Lo que en este caso implica la segunda restauración de la República y la redefinición de los acuerdos legitimadores que den contenidos de corto y largo plazos para una cuarta República.