Política

Detrimento

febrero 21, 2019

El impacto infame de casi 40 años de neoliberalismo ha sido devastador en todos sentidos. Social y económicamente han calado tan profundo que socavaron el tejido social y las relaciones colaborativas de los veracruzanos. Esto, apoyados en la difusión machacona de una ideología basada en el consumismo exclusivamente para satisfacción egoísta. Al tiempo que se condenaba a la mayor parte de la población a la pobreza y el desempleo. El crecimiento geométrico de la violencia y el crimen organizado es la abrumadora consecuencia.

Expresión execrable de ello es el crecimiento exponencial de los feminicidios; poco más de 400 en los dos años de la administración de Yunes Linares. Para atender el problema el régimen anterior destinó apenas 5 millones de pesos. Todos a una sola empresa con sede en Jalisco contratada por el gobierno yunista como consecuencia de dos alertas de género que continúan vigentes. De ahí la certeza de que al gobierno anterior le era completamente indiferente el sufrimiento y el temor de los gobernados. El gobierno yunista fue la continuación vergonzante del gobierno que lo precedió. Pese a la parafernalia de los encarcelamientos de ex colaboradores duartistas.

La condición de las instituciones nacionales y estatales que dejó el régimen neoliberal es ruinosa. Se precisará reconstruir parte sustantiva de la trama institucional en todos los niveles. Especialmente en aquellos lugares donde el crimen ocupa grandes porciones del espacio público. No se necesita de investigaciones a detalle para apreciar a simple vista que los años de neoliberalismo arruinaron la frágil institucionalidad preexistente.

Suponer que puede haber un cambio como el que se precisa de modo inmediato es peregrino. No sólo por la dificultad intrínseca sino porque el comportamiento de la incidencia delincuencial es atípico y puede suponerse de forma bastante verosímil que es alentado por intereses especialmente dolidos, tanto por la derrota como por la perspectiva de perder grandes cantidades de dinero bajo el nuevo régimen.