Sociedad y Justicia

Recorte de capital arriesga labor contra Sida

febrero 20, 2019

Orizaba,Ver.- El gobierno de la República pone en riesgo el trabajo de al menos 20 años de lucha contra el Sida. El recorte presupuestal que aplicará a organizaciones sociales civiles, podría anular el trabajo de dos décadas y dejaría en el desamparo a la población portadora de esta enfermedad.

En un comunicado organizaciones de la sociedad civil con trabajo en VIH, advierten que la suspensión de los apoyos económicos para agrupaciones de ayuda a enfermos de VIH menguará sus avances.

Para respaldar su postura relatan que estas Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) con trabajo en VIH, "desde su formación y como respuesta a la devastación mortal que asoló a miles de mexicanos y mexicanas en las primeras décadas de la epidemia de VIH y el Sida, nos hemos comprometido para construir un México con justicia social, igualdad sustantiva, acceso a la educación, la salud, el trabajo, el bienestar y el desarrollo, temas que destierran la posibilidad de "aprovecharse de las poblaciones", se precisa.

Estas organizaciones, se puntualiza, "somos las primeras en desear que los recursos federales se aprovechen para salvar vidas y construir entornos favorables y favorecedores que, en el mediano plazo, erradiquen el sida y controlen la propagación del VIH, así como que se termine de manera definitiva con la corrupción y el clientelismo político en México. En escasos dos meses y 18 días el actual gobierno mexicano, ha identificado, plenamente, a una decena de organizaciones que han faltado a su misión y visión institucional".

Por ello, se afirma, "pedimos que no por esos se descalifique al conjunto de organizaciones que trabajamos honesta y decididamente colocándolas en el mismo nivel que organizaciones y asociaciones políticas de notoria mala fama pública y política. Somos más las organizaciones que trabajamos con, para y desde las bases, diariamente y sin desmayo, con compromiso, entereza, solidaridad, ética, entre otros valores, aportando y construyendo un mejor México. Por eso exigimos que se distinga plenamente a las organizaciones que se han faltado aprovechado de las poblaciones motivo de su existencia, de aquellas, -la mayoría- que sí aportamos y colaboramos por un mejor México".

En México, prosigue, "la participación de las organizaciones está regulada por la Ley Federal de Fomento a las Actividades de la Sociedad Civil donde se reconoce su papel fundamental en la implementación de políticas y programas públicos y se establece el compromiso de fomentar sus actividades".

"Somos organizaciones conformadas por las poblaciones en mayor riesgo de adquirir el VIH o afectadas por el mismo así como por otras condiciones de vulnerabilidad tales como la criminalización de la transmisión del VIH. No somos ni conservadores, ni de derecha y mucho menos somos intermediarias".

Asimismo exponen el grado avanzado de organización que se tiene en este tema, "las comunidades afectadas por el VIH nos hemos organizado de distintas formas, somos organizaciones de la sociedad civil (OSC) sin fines de lucro constituidas como asociaciones civiles, fundaciones, organizaciones de base comunitaria, redes; conforme a nuestros perfiles, temas de trabajo o pertenencia a poblaciones específicas".

Estás organizaciones han adquirido compromisos, "como la acción acelerada para poner fin a la epidemia del sida para el 2030 y que incluye a las metas regionales 90-90-903, derivan en compromisos y acciones que modifican el rol de los gobiernos, la sociedad civil y las comunidades para responder eficazmente a los retos que implica una epidemia, incluyendo lo relacionado al uso de financiamiento público en coadyuvancia con las organizaciones.

Otro de los puntos que se remarca es la construcción de capacidades técnicas y contamos con ventajas comparativas para hacer eficiente el uso de los recursos públicos. Sin nuestra participación las estrategias de alcance comunitario, los proyectos de prevención combinada, las estrategias dirigidas a las poblaciones clave y las dirigidas a las personas con VIH, están destinadas al fracaso, pero además advierten que "el gobierno no cuenta con el capital humano suficiente, capacitado y sensible a las realidades de las poblaciones, en cambio, contamos con ventajas comparativas.

No se trata de programas asistenciales, es un formato de licitación pública de proveedores altamente especializados en servicios de prevención provistos por entidades privadas dirigidas a sectores de la población clave de difícil alcance.

México debe continuar y fortalecer la respuesta al VIH incluyendo el uso del financiamiento público para que las comunidades y las organizaciones implementen proyectos de prevención combinada bajo los enfoques de derechos humanos, interculturalidad, salud integral y perspectiva de género. Y proporcionen servicios en donde han demostrado tener ventaja comparativa con el gobierno.

Finalmente advierten: " el costo en vidas humanas, de cambiar la estrategia, sería incalculable; sería imposible alcanzar las metas regionales y mundiales, se perderán los avances en el control sobre la epidemia, incluyendo los avances en materia de inclusión y no discriminación; la generalización de considerar que todas las organizaciones son corruptas es imprecisa, inadecuada y es una enorme falta de respeto a la ciudadanía que se organizó para beneficio de sus pares.De no atender las recomendaciones internacionales, ni avanzar con base a lecciones aprendidas y prácticas óptimas, faltar al principio fundamental de involucramiento significativo de las personas afectadas en la respuesta y perder entre 10 y 20 años de trabajo articulado y colaborativo entre el gobierno y la respuesta comunitaria".