Política

Sefiplan habría dispuesto de 400 mdp, antes de proceso de entrega-recepción

febrero 18, 2019

"No hay secretos ni maquillajes", expresó el secretario de Finanzas y Planeación (Sefiplan), José Luis Lima Franco, respecto al crédito por 2 mil 500 millones de pesos contratado para hacer frente al pago de obligaciones el pasado mes de diciembre, pues denunció que a horas de concluir el pasado gobierno yunista sacaron más de 400 millones de pesos de las cuentas del gobierno de Veracruz.

"Quiero ser enfático en señalar que el nuevo gobierno, a su llegada, se encontró con un ejercicio previo de mala y deficiente administración por parte del gobierno saliente; pero la nueva administración supo encontrar la fortaleza en la realidad de que somos un Estado financieramente funcional y capaz para atender sus obligaciones de gasto público corriente, así como el de inversión pública, en beneficio de los veracruzanos y del bienestar general de sus familias, con un ingrediente que no practicó el gobierno anterior: un ejercicio de administración financiera transparente, pulcro, responsable y ordenado y, sobre todo, eliminando todos los actos de corrupción que se vinieron practicando en el pasado inmediato", expresó.

En cuanto a la línea de crédito otorgada por la institución financiera Banorte fue por un máximo de 4 mil 500 millones de pesos, que no fue necesario ocupar en su totalidad y sólo se dispuso de 2 mil 500 millones de pesos. Esto, porque el gobierno estatal acudió también a sus fuentes de ingresos propios y a los anticipos o adelantos con cargo al presupuesto aprobado para el año 2019, haciendo un ejercicio financiero sano que le permitiera cumplir con las obligaciones de nómina y de operatividad

Recordó que a partir de la toma de protesta del gobernador del estado ocurrida en los primeros minutos del día uno de diciembre de 2018, la nueva administración pública estatal inició de inmediato sus labores ordinarias así como los procesos respectivos de entrega-recepción por cada dependencia y entidad.

En particular, dijo, la Secretaría de Finanzas y Planeación se dio a la tarea de conocer el estado financiero de los caudales públicos, los compromisos de gasto público inmediatos y la revisión de los diferentes rubros de las iniciativas de Ley de Ingresos y del Decreto del Presupuesto de Egresos presentados al Congreso del estado, por la administración que terminó sus trabajos el último día del mes de noviembre de 2018.

Señaló que el estado financiero encontrado puede considerarse plagado de omisiones, pasivos y gastos millonarios de último momento; todos absolutamente comprobables, porque, por una parte, las omisiones han aparecido en la operación ordinaria del gobierno; y, por otra parte, los excesos obran en los registros de operaciones bancarias a cargo de la Sefiplan.

Incluso resaltó que tales movimientos bancarios de último momento por parte del gobierno anterior "en muchos casos rayan en la negligencia o total irresponsabilidad, por no decir ilícitas", dado que los bienes, haberes y cuentas siguen en revisión como resultado de un proceso que se sujeta a un plazo de responsabilidad administrativa de tres años, contados a partir de la sustitución de funcionarios de confianza y el nombramiento de los nuevos, que han procedido al examen del estado en que se encuentran las finanzas públicas y la administración de los recursos del erario.

José Luis Lima Franco detalló que la tarde del viernes 30 de noviembre de 2018, es decir, en las últimas horas del último día de gestión del gobierno anterior, los ahora ex funcionarios de la Sefiplan dispusieron de 400 millones de pesos del erario y autorizaron movimientos bancarios de ese orden sin justificación ni mucho menos explicación alguna de las operaciones financieras efectuadas de manera injustificada, puesto que no se encuentran registros en las actas de entrega-recepción, que den cuenta de tales movimientos.