Política

Marchan otra vez contra violencia en Coatzacoalcos; no nos vamos a dejar, afirman

febrero 17, 2019

Coatzacoalcos, Ver.- "No nos vamos a dejar (…) vamos a rescatar a nuestra gente de la violencia que nos están imponiendo", fue una de las sentencias que hicieron los ciudadanos de Coatzacoalcos, en la tercera manifestación pacífica que se celebró en el parque central del municipio.

Al grito de "Coatza exige paz", un centenar de ciudadanos salieron nuevamente a manifestarse por los constantes secuestros, amenazas y cobro de piso que se está padeciendo en el municipio en todos los niveles sociales.

En la tercera manifestación pacífica participaron cámaras y asociaciones civiles, que exigieron al gobierno federal que Coatzacoalcos sea considerado el décimo tercer municipio más peligroso de México y que entre en el esquema de ciudades prioritarias en materia de seguridad aplicándose el programa piloto de la Guardia Nacional.

Refirieron que están cansados de ver cómo los delincuentes secuestran y destruyen las familias y cómo muchos se tienen que ir de la ciudad huyendo para salvar la vida, dejando atrás el patrimonio de muchos años.

"Estamos reunidos aquí porque queremos hacerles de su conocimiento a todos los que queremos la paz, que trabajamos decentemente en este lugar, (que) no nos vamos a dejar. Queremos sumar y rescatar a nuestra gente de la violencia que nos están imponiendo", se señaló en uno de los discursos que se presentaron en el evento, leído por la maestra Mayra Sánchez.

Varios oradores hablaron de la problemática de la ciudad e hicieron peticiones a los diferentes niveles de gobierno, pero se centraron en el gobierno federal, los diputados y la Fiscalía del estado.

El pastor Óscar Santa Cruz especificó que el movimiento surgió de las familias indignadas por la situación de violencia y no tiene tintes partidistas; expuso que no pretende confrontarse con las autoridades, sino sumarse a las acciones.

En otro de los mensajes, Pablo Salas reconoció que los gobernantes han fallado en la estrategia de seguridad pero también los ciudadanos no han levantado la voz y aun con los niveles de violencia que registra la ciudad, muchos siguen quedándose en casa.

"Gente como tú y como yo hemos demostrado que no nos importa lo que les suceda a nuestros conocidos o amigos. Hemos sido indiferentes a lo que los gobiernos hacen y no hemos exigido que la prioridad de nuestros gobernantes sean la seguridad y justicia".

El discurso más sentido fue el de un grupo de jóvenes que refirieron que tienen mucho miedo de hacer sus actividades diarias e incluso, muchos han tenido que dejar la ciudad y sus escuelas en contra de su voluntad, "desterrados por sus propias familias para salvarlos".

Este grupo de jóvenes, denominada El Tempo, tenía programada una fiesta para celebrar el 14 de febrero, una celebración entre escuelas pero fue suspendida ya que consideraron que no hay condiciones para que ellos se diviertan con seguridad. "Nuestra vida adolescente trascurre entre el temor y el dolor", anotaron.

En otra manifestación, la escritora Rosa María Loutfe demandó resultados a la Fiscalía General del Estado (FGE) y que se instruya a la policía ministerial a desempeñar una investigación eficiente para detener a los delincuentes.

"Que se ejerza acción penal debidamente sustentada y procesada logrando la vinculación de los imputados y lo más importante: que sus fiscales logren obtener sentencias condenatorias para los criminales para así evitar la impunidad y no vuelvan a la calle".

En el cierre del evento se reiteró que cientos de familias están huyendo de Coatzacoalcos y en muchos casos están sacando a sus hijos para ponerlos a salvo, ya que viven hostigados por los grupos delictivos.