Política

"Casas de cuidado para menores no hemos tenido réplica"; cierran 2 en la región norte

febrero 14, 2019

Durante el primer bimestre de este año al menos dos Estancias Infantiles para Madres Trabajadoras han cerrado sus puertas en la zona conurbada de Poza Rica, ante la imposibilidad de las madres o padres para cubrir una cuota de corresponsabilidad mayor a la que habían estado pagando hasta el año pasado. Mientras tanto, responsables de estos establecimientos señalan que han sido criminalizadas por las autoridades al afirmar, en lo general, que forman parte de una red de corrupción o que operan en la irregularidad, pese a que desde su creación el programa ha estado supervisado por dependencias de diversos gobiernos. Ahora piden ser escuchadas y así dar certidumbre tanto a las encargadas como a las familias beneficiarias.

"Necesitamos que se nos escuche; no se nos ha dado el derecho de réplica, se nos ha tildado de corruptas, de todo, menos el reconocimiento a la labor que hacemos", comenta Yenevi Vallejo Becerra, responsable de la estancia "Popeye", ubicada en el fraccionamiento Heriberto Kehoe, en Poza Rica.

Desde que se anunciaron los cambios en la entrega de subsidios por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, las encargadas de estos establecimientos han buscado el acercamiento con los representantes de la ahora Secretaría del Bienestar, antes Sedesol, primero para conocer si recibirían los pagos pendientes de este primer bimestre en el que han brindado atención a los niños, pero también para conocer con certeza las nuevas reglas de operación del programa, sin éxito.

Se quejan de que nunca hubo acercamiento previo que permitiera a las responsables tomar medidas para evitar la actual crisis. A pesar de que se ha dicho de que las estancias son inseguras, afirman que desde el inicio de la actual administración no se ha realizado ninguna supervisión como para dictaminar que se trata de locales que operen fuera de la norma.

De acuerdo con las reglas de operación del programa, las estancias infantiles nacieron con el propósito de "contribuir a dotar de esquemas de seguridad social que protejan el bienestar socioeconómico de la población en situación de carencia o pobreza mediante el mejoramiento de las condiciones de acceso y permanencia en el mercado laboral de las madres, padres solos y tutores que buscan empleo, trabajan o estudian y acceden a los servicios de cuidado y atención infantil."

El programa estaba dirigido a dos poblaciones objetivo, primero las mujeres madres solteras y padres solos que se encontraran trabajando o estudiando y que necesitan de alguien que cuidara de sus hijos, pero también estaba destinado al impulso de servicios de cuidado y atención infantil; es decir, personas que tuvieran la intención de establecer y operar una estancia.

Cada estancia estaría recibiendo a niños de entre un año y hasta un día antes de cumplir los cuatro años; establecimientos a los que se les otorgaba un subsidio que no podía ser mayor a los 70 mil pesos mensuales, dependiendo de los menores que tuvieran matriculados.

A la fecha dos estancias infantiles han cerrado sus puertas en el municipio de Coatzintla, ante la imposibilidad de seguir costeando. Los padres de familia estaban pagando una cuota de corresponsabilidad no mayor a 700 pesos mensuales, sin el subsidio, los usuarios tendrían que pagar entre mil 300 y mil 500 pesos como mínimo, lo que afectaría la estabilidad económica de las familias.

Ante la falta de claridad por la falta de reglas de operación, hasta el momento todo permanece en rumores, como el hecho de que este apoyo que ahora se entregaría directamente a los padres se estaría entregando a partir de junio, por lo que no hay certidumbre respecto a lo que pasará en este primer semestre.

En el caso de la estancia "Los Pekes", la nómina está integrada por 10 personas con estudios de licenciatura en educación, psicología o puericultura, por lo cual no pueden mantener una cuota baja para aquellos padres que no tienen acceso a guarderías del IMSS u otro sistema. De continuar esta situación, la encargada Edna América Sánchez Olivares prevé un recorte de personal.

Aunque el aumento en las cuotas ha sido mínimo, el impacto en la matrícula es notoria. En los primeros días de este año se ha reducido de 60 niños a solo 40.

Ahora piden que las autoridades den la cara y denuncien a aquellas personas que aseguran han lucrado con este programa, pues consideran injusto que se generalice y se les criminalice ante la opinión pública.

Ajustarán costos por servicios

Podría ser para el próximo mes, que encargados de estancias infantiles se vean obligados a ajustar los costos por sus servicios, mismos que podrían alcanzar hasta los mil 200 pesos, el cual varía en base a cada uno de estos lugares, señaló Alejandro Ruiz Tapia, encargado del Comité de Estancias Infantiles.

Reconoció que la propuesta del ejecutivo federal traerá serias consecuencias, especialmente a los padres de familia, pues les será difícil absorber los costos de este servicio.

Consideró errado que para retirar el apoyo a las estancias infantiles, se excuse la existencia de desvíos o que se generalice en ellos, pues quienes se han conducido con transparencia dijo, están dispuestos a ser auditadas.

Señaló que ellos se encuentran a la espera de que se emitan las reglas de operación, para conocer de manera oficial los cambios que se van a dar, por lo tanto, no quieren adelantar conclusiones.

Hasta el momento, señalaron sólo conocer sobre la postura del presidente, aunque recordaron que, a las estancias a su cargo asisten muchos niños que son apoyados por el gobierno, en su mayoría de madres solteras o trabajadoras.

De ahí que, incrementar las cuotas estarían afectándolos indirectamente, recordó que el subsidio federal es de 950 pesos por niño, monto del que se cubren gastos de asistencia, alimentación entre otros gastos.

"Seguimos en espera de las reglas de operación ya que el senado no está tan de acuerdo y esperamos que se puedan revertir, no queremos adelantarnos".

Por el momento dijo, la mayoría de las estancias están trabajando de manera normal, con las cuotas regulares, sin embargo, hay padres de familia que ya comienzan a abstenerse de inscribir a sus hijos hasta no saber cómo quedará la cuota.

Alejandro Ruiz, explicó que de manera general en esta ciudad, la cuota por niño con subsidio federal no rebasa los 450 pesos, a diferencia de cuando es retirada, llega a costar hasta mil 200 dependiendo de cada estancia.

De retirarse el subsidio, lo que se generará, es que madres de familia no inscriban a sus hijos, al bajar la matricula en estos lugares se veran obligados a cerrar.

Los más afectados dijo, serán los niños pues aun cuando se establezca que sean cuidados por los abuelos, como se han propuesto las autoridades, se están olvidando de la educación primaria del niño.

Finalmente añadió, esperarán al 15 de febrero para saber si el gobierno federal les hace su depósito correspondiente, caso contrario se verán obligados a ajustar sus cuotas.

Protesta en Veracruz por retiro de subsidios

Responsables de Estancias Nocturnas del puerto de Veracruz se manifestaron e indicaron que al menos 40 podrían estar en riesgo de desaparecer en caso de que la Secretaría de Bienestar retire el apoyo económico.

"Va afectar porque aunque el presidente esté diciendo que las estancias continúan es una falacia, en la forma en que él va a hacer llegar el subsidio, ya no vamos a poder continuar, nadie nos garantiza que el padre vaya y nos pague", aseguró María Eugenia Rabanales Mendoza, responsable de la Estancia Infantil Alfa y Omega

Expresó que los padres pagan 950 pesos cada mes, como una cuota de corresponsabilidad.

"No todos cumplen con ella, tenemos niños que de alguna manera obligatoriamente los tenemos becados porque el papa puede pasar dos tres meses, cuatro y hasta cinco sin pagar porque puede decir que está sin trabajo, que se enfermó, etcétera, entonces con qué nos ayudamos, con el pago seguro que llegaba en ese entonces de Sedesol, pero ahorita al dárselo a los papás va a ser muy difícil que el papa de la cuota de corresponsabilidad porque ahora al llegarle a él, él va a disponer de ese dinero", afirmó.

Señaló que si les retiran a los niños de 3 a 4 años, la matrícula baja de forma importante, por lo que muchos trabajadores resultarán afectados. Añadió que no pueden mantener abiertas las estancias sin la falta de apoyo.

"No vamos a poder seguir pagando todo lo que nos obliga a pagar al estar como una estancia, permisos de protección civil, el libro interno, uso de suelo, agua comecial, luz comercial, dictamen de gas, dictamen estructural, dictamen eléctrico, el seguro, eso no lo vamos a poder cubrir con 10 o 12 padres que nos lleguen", comentó. Las madres caminaron por las calles del centro histórico de Veracruz entonando canciones infantiles .

Más notas de Édgar Escamilla, Celia Díaz García y Roxana Aguirre