Política

La faena

febrero 14, 2019

Vaya que si los hijos de Miguel Ángel Yunes le aprendieron bien al papá sus métodos mañosos para jinetear, distraer y robar el dinero público. Las mañas del viejo panista son harto conocidas y lo tienen con un pie para presentarse ante la PGR y responder no sólo a las denuncias contenidas en la llamada Carpeta Azul, que da cuenta de sus fechorías en el Issste, sino por la rapiña cometida en sus dos años de gobierno, señaladamente por los temas de la renegociación de la deuda pública y el fraude con las mil 600 cámaras de seguridad, de las cuáles ni siquiera el 40 por ciento funciona, o peor aún, no hay certeza de que existan, pero que fueron pagadas a una empresa asociada a un medios de comunicación de la Ciudad de México… Mientras al jefe del clan familiar de El Estero le llega su turno de rendir cuentas por la opacidad y corrupción cometida en su minigobierno, Fernando Yunes Márquez, otro orgullo de su nepotismo, fue pillado en un fraude y destapado esta semana por Televisión Azteca, cometido con el alumbrado público y haber comprometido las finanzas porteñas durante los próximos 15 años... La respuesta del junior a dicha denuncia fue una copia al carbón de las de su progenitor cuando se le señalaban sus fechorías, al asegurar que la información tiene como propósito que el ayuntamiento jarocho le pague a la televisora adeudos heredados de la anterior gestión municipal... El caso es que Yunes Márquez es señalado por el Orfis de serias irregularidades en la adjudicación de un contrato por casi 3 mil millones de pesos. El más pequeño de los Yunes panistas concesionó el servicio de alumbrado público a una empresa privada bajo el sello de la familia: la opacidad y la corrupción... Esto obligará al municipio de Veracruz a pagar más de 140 millones de pesos anuales, más 621 mdp adicionales que como partida inicial acordó para la sustitución de 4 mil luminarias... Para financiar el negocio, Fernandito comprometió las participaciones federales hasta el 2033; y aunque los primeros pasos para dicho contrato los dio su antecesor –para variar otro junior alcalde jarocho, Ramón Poo–, el precandidato del PAN a la gubernatura en el 2024 fue quien firmó el sospechoso acuerdo... La licitación fue a modo para que el consorcio ganara el cuantioso contrato, según halló el Orfis. Violatoria, de manera exprés, en un mes se adjudicó dicho contrato y en un solo día resolvió todo, incluyendo el nombramiento del representante legal de la empresa como funcionario de Veracruz... Este esquema resulta sumamente parecido al utilizado por el otro junior, el ex candidato a gobernador, Miguel Ángel Yunes Márquez, con la adjudicación de la construcción del costosísimo Foro Boca a una empresa que días después de ganar el contrato, fue vendida y comprada por un empresario cercano a la administración municipal panista... Como sea, el caso es que el apetito por el dinero público de la familia Yunes sigue vigente, pero lo más llamativo es que aun cuando el jefe de la camarilla se encuentra en el ojo de la PGR, el junior sigue actuando como si las cosas no hubieran cambiado el primero de julio... Claro está, suponen que Jorge Winckler en la FGE servirá de tapadera de sus corruptelas, aunque quién sabe si les alcance el tiempo y la influencia del acólito de la familia, pues ha trascendido que ya le adelantó a su patrón –por tercera vez en menos de seis meses– lo incómodo de su circunstancia y la posibilidad de que sus atropellos le configuren alguna suerte de delito que lo haga seguir el camino de su antecesor... Verdaderamente polémico es el tema de las estancias infantiles financiadas por la Sedesol. Aunque es cierto que prestan alguna clase de servicio a madres trabajadoras, también lo es el hecho de que muchas de ellas inflaban los padrones y una buena cantidad de dichos permisos fueron manipulados políticamente desde la época del gobierno calderonista, cuando el ex candidato del PAN al gobierno estatal, Miguel Ángel Yunes Márquez fungía como delegado de Oportunidades, circunstancia que aprovechó para construir su base electoral... Haría falta una buena auditoría a cada una de ellas y la cancelación de sus registros si en efecto cometieron esa clase de desviaciones presupuestales.