Política

Soborno a ex titular de la ASF no se hizo; mintieron a Duarte, revela ex colaborador

febrero 12, 2019

Durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa se pretendió entregar 100 millones de pesos al ex titular de la Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel del Portal, a cambio de dar por solventadas las irregularidades encontradas en el gobierno de Veracruz, pero nunca se le dio un solo peso pues nunca se prestó para ello.

Así lo admitió un ex funcionario de primer nivel del gobierno duartista, quien dijo que el ex gobernador fue engañado cuando le dijeron que se había entregado dicha cantidad al ex funcionario, pero en realidad presuntamente se lo repartieron el entonces contralor Mauricio Audirac Murillo y los empresarios y hermanos Francisco y Mariano García González.

Precisó que no fue como lo declaró el ex tesorero Tarek Abdalá a la Procuraduría General de la República, pues la recolección del dinero se hizo desde Sefiplan, y no en ninguna otra, como el caso de la SEV.

Relató que al estar señalado Veracruz de manera constante en los medios de comunicación por el tema de los desvíos de recursos, los empresarios Francisco y Mariano García González le aseguraron a Javier Duarte que tenían "un contacto", que era primo del auditor Juan Manuel Portal, y que éste les solucionaría el problema con 100 millones de pesos.

Al escuchar esto, Duarte de Ochoa consultó con algunos de sus colaboradores y la mayoría respaldaron esa solución, por resultar más barato y fácil que solventar todas las irregularidades. Sin embargo, otros le hicieron ver que el auditor Juan Manuel del Portal no se iba a prestar a tal situación.

Como la decisión fue la de hacer el pago, Javier Duarte ordenó juntar 100 millones de pesos de diversas cuentas a nombre de la Sefiplan para enviarlos con el entonces contralor Mauricio Audirac Murillo, pero nunca se entregó nada.

El dinero no fue juntado en las oficinas de la Secretaría de Educación, pues se advirtió que era un riesgo por haber más de 2 mil 400 empleados laborando diariamente, por lo que se optó fuera en la Sefiplan.

Uno de los ex funcionarios que estuvo al tanto de esta situación relató que Mauricio Audirac informó a Duarte que primero había llevado 25 millones a través del supuesto sobrino del auditor, que le recomendaron los empresarios Francisco Franky García y Mariano García.

Al pasar las semanas y notar que la Auditoría Superior de la Federación seguía exigiendo al gobierno de Veracruz solventar las irregularidades, el ex gobernador ordenó enviar el resto del dinero, que tampoco se entregó.

Tal situación hizo enojar a Javier Duarte, quien llamó a su vocera en ese entonces Gina Domínguez, para dar la versión a través de columnistas a modo, que el titular de la Auditoría Superior de la Federación había recibido los 100 millones, que nunca tocó ni estuvo enterado.

Tras este incidente, Duarte de Ochoa buscó retar a la ASF nombrando a Mauricio Audirac como secretario de Finanzas, a quien nunca le pidió devolver el supuesto soborno pagado.