Política

Detienen migrantes camiones en autopista para exigir aventón

febrero 11, 2019

Orizaba, Ver.- El hambre y la desesperación movieron a poco más de 300 indocumentados a prácticamente secuestrar tres vehículos pesados para continuar su viaje hacia el centro y norte del país. Su objetivo es es alcanzar la frontera con los Estados Unidos para ingresar por la vía legal, aunque otros no descartan retar a la patrulla fronteriza de ese país y entrar de forma ilegal. Otros, los menos, buscan asilarse aquí en México, "buscar trabajo y ser productivos", rechazan regresar a sus países de origen, "porque allá la pobreza y la violencia son desesperantes".

Los indocumentados no esperaron a que voluntariamente algún chofer se detuviera para trasladarlos, hacia el centro de la República. Custodiados por patrullas de la Policía Federal decidieron tomar las soluciones por manos propias y con el riesgo de ser atropellados, cerraron el tránsito vehicular en una autopista considerada de alta velocidad.

Son poco más de 350 indocumentados que salieron desde hace tres semanas de Honduras, El Salvador y algunos de Guatemala. Decidieron irse "por la pobreza en la que vivimos es tremenda, pero además la violencia está arrasando con los barrios pobres. Allá o te vuelves delincuente o prefieres salir, porque corres el riesgo de morir", narra Jonathan Barahona, indocumentado originario del departamento de Colón, en el país centroamericano.

Algunos de ellos, los menos, es la primera vez que intentan llegar a los Estados Unidos, la mayoría de ellos en más de dos ocasiones han pretendido cruzar la frontera norte, pero han sido deportados, ya sea por los Estados Unidos o bien por las autoridades migratorias de México; las amenazas del presidente Trump no los intimidan, "preferimos correr el riesgo al cruzar a Estados Unidos a que nos maten en nuestros países de origen".

Sin embargo no todos desean llegar a la Unión Americana. Otros prefieren buscar trabajo aquí en México, como lo han hecho otros de sus compatriotas que han arribado en las caravanas anteriores; "sabemos de amigos que están trabajando en el norte, en gasolineras o en otras actividades, preferimos trabajar honradamente".

Aun con los riesgos que implica su paso por nuestro país, sobre todo por amagues de la delincuencia organizada, dicen prevenirse, "por eso viajamos en carreteras y no aceptamos que nos lleven camionetas. Nos vamos todos en un solo camión grande, además que desde que llegamos al sur de México hemos sido custodiados por la policía y en algunos tramos por la marina".

Este grupo llegó a Orizaba alrededor de las 17 horas. Aquí terminó su viaje que hicieron a bordo de camiones que llegaban hasta esta ciudad. Descansaron unos minutos, algunos comieron alimentos que personas altruistas les ofrecieron.

La caravana viajó hasta esta ciudad custodiada por elementos de la Policía Federal además de personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quienes los acompañaron en su recorrido. La caravana, cerca de las 18 horas y con el apoyo de la Policía Federal, cerraron el carril de ascenso de la autopista México-Veracruz tramo Orizaba, para obligar dos camiones con caja seca y a una transportadora de vehículos compactos a que se detuvieran, los abordaran y continuar su viaje. Posteriormente otra caravana, de cerca de 200 centroamericanos, igual cruzaron por la zona, pero ellos eran transportados por un tráiler y otra nodriza.

Rescata SSP a 39 migrantes en el sur de Veracruz

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) rescataron a 39 migrantes de nacionalidades guatemalteca y hondureña, que eran transportados a bordo de una camioneta en Las Choapas. Alrededor de las 16 horas, en la avenida 20 de Noviembre esquina con calle Los Encinos, de la colonia Anáhuac, efectivos de la Policía Estatal observaron un vehículo marca Chevrolet tipo 3500, color vino y placas XX26-324, conducido de manera sospechosa; por lo que le marcaron el alto para una inspección.

El conductor se identificó como Félix "N" de 31 años, quien confesó que llevaba migrantes a bordo e intentó sobornar a los uniformados con 10 mil pesos en efectivo, así que éstos procedieron a su detención y rescataron a los indocumentados: ocho menores y 31 adultos.

Después de recibir alimento y atención médica, los centroamericanos fueron remitidos al Instituto Nacional de Migración (INM), con sede en Acayucan; mientras que el detenido, el vehículo y el dinero quedaron a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR), en Coatzacoalcos.

Esta acción forma parte del programa "Unidos para la Construcción de la Paz", donde participan las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Marina-Armada de México (Semar) y Seguridad Pública (SSP), así como la Policía Federal.