Política

Piden habitantes de Astacinga más vigilancia; mejora salud de alcalde baleado

febrero 10, 2019

Orizaba, Ver.- El alcalde de Astacinga, Antonio Ramírez Itehua, transita de un severo estado de gravedad a una leve mejoría que le permitió dejar la sala de terapia intensiva, no obstante deberá de permanecer hospitalizado a consecuencia de las heridas de bala que recibió en el ataque perpetrado en su contra el lunes pasado.

De acuerdo con los datos más relevantes el alcalde abandonó la sala de terapia intensiva y los médicos confirman que la evolución es favorable, luego de la intervención quirúrgica a la que fue sometido tras la agresión sufrida el pasado lunes. El reporte médico señala que el edil recibió uno de los disparos en el pulmón derecho, lo que causó una intensa hemorragia. El alcalde ya recuperó el conocimiento e incluso ya ingiere alimentos por voluntad propia, "eso significa una mejoría muy importante que da aliento a los médicos y a la familia".

No obstante, con esa recuperación debe mantener un cuidado médico, "es una gran mejoría, sin embargo, todavía está bajo observación los médicos que lo asisten". El alcalde fue baleado en un camino que enlaza a las comunidades de Loma Guitarra-Buena Vista, muy cerca de la cabecera municipal, tras los hechos fue auxiliado medicamente y trasladado vía aérea al hospital en donde actualmente está internado.

El reporte del hospital da a conocer que su estado de salud aún es grave, debido que recibió dos impactos de bala, uno en el tórax y uno en el brazo que lesionó el pulmón y la sexta vértebra, aún se desconoce la fecha en la que podría ser dado de alta, en tanto la Fuerza Civil mantiene una vigilancia estrecha en el hospital privado en donde de encuentra el edil.

Habitantes de Astacinga piden mayor seguridad

Ante la notable presencia de vehículos sospechosos que circulan por algunas localidades del municipio de Astacinga con placas foráneas, un grupo de ciudadanos que dijeron pertenecer a la Alianza Regional Indígena hacen un llamado a la Secretaría Seguridad Pública (SSP) de mayor vigilancia en todo el municipio, ya que existe el temor de ocurran otros hechos como los ocurridos el año pasado.

Indicaron no tener confianza en la corporación municipal que comanda Eladio Montalvo, compadre del alcalde Antonio Ramírez Itehua, así como de su hermano, el comandante Benito Montalvo, el cual se desempeña como segundo comandante, ya que las veces que han solicitado algún auxilio nunca llegan.

Y es que aseguran que ninguna de los elementos policiacos cuenta con la preparación necesaria y no están certificados, simplemente les dieron un arma porque acompañaron al ahora presidente en los tiempos que anduvo haciendo campaña para obtener el puesto.

Revelaron que en las redes sociales circuló en su momento una fotografía de un elemento policiaco completamente en estado de ebriedad durmiendo en la comandancia con la pistola al cinto. Abundaron que la noche del martes 23 de octubre, cuando desapareció el joven de 17 años de su domicilio en la localidad de Choapa, pidieron el apoyo, pero les fue negado, sin saber que al día siguiente fue hallado sin vida con un tiro en la cabeza.

Por ese motivo, en la próxima visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a la ciudad de Córdoba, mediante un oficio ofrecerán detalle del mal gobierno de la comuna del alcalde Antonio Ramírez Itehua, pero a la vez solicitarán la presencia de la Guardia Nacional para que vigile la zona fría de Zongolica, por la presencia de una gran cantidad de vehículos sospechosos.

Asesinan a joven a San Andrés Tuxtla

Un joven que se encontraba en las inmediaciones de las colonias La Morena y Ampliación Belén Grande, en San Andrés Tuxtla, fue asesinado a balazos por hombres desconocidos, lo cual provocó una intensa movilización policiaca.

Vecinos informaron haber escuchado los disparos y al salir de sus viviendas observaron el cadáver sobre el arroyo vehicular de la calle Prolongación Fernando Montes de Oca, frente a un taller de hojalatería y pintura.

De inmediato, al salieron familiares del ahora occiso, Ángel Estrada Pérez, quienes solicitaron la presencia de los cuerpos de emergencia mediante una llamada telefónica al 911, por lo que acudieron brigadistas.

A su llegada, los paramédicos ya nada pudieron hacer por reanimar al agraviado, quien murió víctima de dos impactos a la altura de la caja torácica, por lo cual se desangró en cuestión de minutos.

Elementos de la SSP acordonaron la escena del crimen, además de pedir el apoyo de la subunidad integral de procuración de justicia para las indagatorias.

Minutos después arribó personal ministerial y de servicios periciales quienes llevaron a cabo el trabajo de campo correspondiente y la recolección de indicios, que fueron llevados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Más notas de Fernando Inés, Agencias y Agencia La Nigua