Política

Seguirá embate contra el huachicol; "no acepto intimidaciones": AMLO

febrero 03, 2019

Acayucan, Ver.- En el país se mantendrá la limpia de los "malandrines" desde arriba para purificar la vida pública del país, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también sentenció que no aceptará la intimidación de nadie, en su estrategia para combatir el robo de combustible.

En el evento que presidió en el estadio de béisbol "Luis Díaz Flores", en Acayucan, le habló a la población sobre el trabajo que ha realizado en las últimas semanas para cambiar la vida pública y eliminar la corrupción.

Dijo que sus primeras acciones han sido limpiar el gobierno, no sólo para moralizar al país, sino también para recuperar los recursos que se quedaban en un solo grupo de ex funcionarios, a quienes calificó como "malandrines".

"Arriba ya empezó la limpia, habrá cero corrupción y cero impunidad, para eso votó la gente, para purificar la vida pública del país".

Señaló que desde el gobierno se tenía una idea clara del robo a Petróleos Mexicanos (Pemex) y se toleraba, pues había información muy precisa de quiénes y dónde estaban sacando el combustible.

"No había un informe de los homicidios que se registraban en el país que es algo público, pero sí se sabía cuánto se robaban, tenían una contabilidad del número de pipas desde el gobierno".

El Presidente indicó que les está costando mucho combatir el robo de combustible pues es una actividad que "echó raíces" y el huachicoleo "se convirtió en costumbre".

"Le dejaban a la pobre gente que llenaran uno o dos recipientes de 20 litros mientras ellos tenían tomas clandestinas, bodegas llenas de producto y hasta tenían pipas de distribución, tenía un Pemex Bis".

Aseguró que mantendrá la lucha contra el huachicoleo y sentenció: "A los de arriba se les acaba el negocio y no acepto intimidación de nadie".

El comentario del Presidente se refiere a las amenazas que se encontraron en una manta, firmada por el Cártel de Santa Rosa de Lima, donde se le exige frenar su lucha contra el robo de combustibles.

En el estadio de béisbol pudo tener mayor contacto con la población del sur, y desde las tribunas se le exigía que respondiera sobre la situación del sindicato de Pemex, a lo que contestó que en México se acabó el "charrismo".

Anotó que debemos creer en la democracia sindical y serán los trabajadores los que deberán elegir a su dirigente.

"No voy a dejar de contestar ese grito, de qué voy a hacer con Romero Deschamps: democracia sindical, el gobierno ya no tiene líderes favoritos y no estén pensando que se va a sacar a uno y yo voy a poner a otro. No, se acabó el charrismo sindical", acotó.