Sociedad y Justicia

Nuevo gobierno, "versión de izquierda del neoliberalismo", opina Héctor Colío

enero 19, 2019

Recordarán a los comunistas veracruzanos, en el Mausoleo de los Veracruzanos Ilustres ubicado en el cerro Macuiltépetl de la capital del estado, para recordar que todos ellos llevaban ideales en favor de la clase trabajadora y fueron los forjadores del socialismo. Lamentablemente, ese tipo de luchadores se ha ido perdiendo, dijo Héctor Colío Galindo, quien afirmó que hoy "la izquierda no gobierna ni en el estado ni al país".

Lo que se está viviendo en el país no es más que una versión de "izquierda del neoliberalismo" porque todas las medidas que se están anunciando en el Programa de la Nación que presentó el presidente en la campaña y las medidas adoptadas en este periodo son medidas neoliberales, aunque el Estado intenta recobrar presencia en lo político, en lo económico no hay ningún viso de reforma. El liberalismo liquida la presencia del Estado a la economía, en la justicia, en los derechos sociales. En este sentido este gobierno no se ha caracterizado por ser ni manifestarse como un proyecto socialmente útil a la mayoría de los trabajadores.

Se funda en desarrollar el capitalismo con una nueva versión. Por eso el Partido Comunista considera que ni siquiera es un gobierno de izquierda, entendida ésta como un gobierno a favor de la clase trabajador. Llegó con un gran respaldo popular pero que no tiene las posibilidades de satisfacer las necesidades de la clase trabajadora.

El PCM –sostuvo Clío Galindo– ha definido al gobierno que encabeza López Obrador como una "conciliación con los monopolios" y élite política socialdemócrata por asegurar la mayor acumulación capitalista que prohíja y profundiza la explotación y saqueo de las masas populares y fundamentalmente a los trabajadores. En una primera lectura "Este será, un gobierno del poder de los monopolios para la estabilidad del capitalismo, en contradicción continua con la base popular que lo eligió".

En Veracruz en la etapa de los años 20 y de los 40, la presencia de luchadores agrarios en primera instancia le dio fortaleza y estructura al Partido Comunista en donde se destacan luchadores como Úrsulo Galván, Carolino Anaya, José Cardel, Sostenes M. Blanco, Herón Proal, Hernán Laborde, Miguel Ángel Velasco, Ramón Rocha Garfias y los comunistas asesinados en la huelga de San Bruno, sin dejar de destacar a otros luchadores por la causa proletaria y el socialismo, de artistas plásticos y escritores o en el campo de la ciencia y pedagogía.

En el marco de la jornada Liebknecht-Luxemburgo-Lenin, promovida en todo el país por el Partido Comunista de México, en Xalapa se realiza con una guardia de honor en el Mausoleo de los Veracruzanos Ilustres (cerro del Macuiltépetl) donde descansan los restos de significantes agraristas veracruzanos reivindicando la tradición de lucha comunista en Veracruz y su vigencia, hoy que gobierna en Veracruz y en el país la nueva socialdemocracia, fachada democrática de "izquierda" del poder de los monopolios.