Política

Golpean inseguridad y delincuencia organizada a políticos veracruzanos

enero 19, 2019

La clase política también ha sido tocada por la delincuencia organizada y la inseguridad. En los últimos nueve años más de 60 dirigentes de partido, ediles y hasta militantes han sido asesinados, secuestrados y atacados, sin que a la fecha haya esclarecimiento en 90 por ciento de los casos.

Un recuento revela que los ataques a partidos políticos como el PAN, Morena y el PRI, se han recrudecido en los últimos años. Solo entre 2016 y 2019, los presidentes de los comités directivos municipales de nueve municipios han sido atacados; el más reciente fue apenas hace unos días cuando el cuerpo del dirigente municipal del PAN de Oteapan fue localizado después de haber sido secuestrado en Navidad.

Además, más de 40 presidentes municipales, síndicos, regidores, y ex ediles también han sido muertos en ataques a balazos o han recibido graves amenazas.

Los dirigentes del PAN y PRD en Veracruz, Omar Miranda Romero y Jesús Velázquez Flores, reclamaron que a la fecha las investigaciones por los culpables de estas masacres están libres y hay nulo avance en las carpetas de investigación.

Recordaron el ataque a manos de al menos 30 sicarios al alcalde electo de Nueva Alianza en Hidalgotitlán, Santa Cruz Bahena; el asesinato del alcalde de Ixhuatlán de Madero, su esposa y tres colaboradores; el ataque a balazos al alcalde de San Juan Evangelista, Andrés Valencia Ríos, y el asesinato del presidente del comité del PAN en Papantla y su hijo cometido en septiembre de 2018.

La delincuencia también ataca a los familiares. Es el caso de ediles cuyos hijos, hermanos y sobrinos han sido secuestrados y asesinados.

La zona norte es de las regiones más violentas. En los últimos años en Pánuco, cinco regidores y ex regidores han sido asesinados. El más reciente, en febrero y junio de 2018, cuando fue ejecutado Ciro Nieto Zamora, del PAN, y el ataque al regidor del PRI, Eslim Romero Olguín.

Otros municipios violentos son Chicontepec, Hueyapan de Ocampo, Ixtaczoquitlán y San Juan Evangelista.

Los dirigentes señalaron que los ataques no se asumen como dirigidos o vinculados al crimen organizado, sino más bien secuelas de la inseguridad que se padece en todo el país. Para el legislador federal Jaime Humberto Pérez Bernabé, el crimen ha afectado a la clase política que en otro momento observaba la violencia como privativa de delincuentes o maleantes. Señaló que en ocasiones se criminaliza a los políticos al vincularlos al crimen organizado, pero el fenómeno se ha incrementado.

PAN critica la falta de estrategia de combate a delincuentes

El diputado local Omar Miranda Romero, quien fungía como dirigente interino del PAN, aseguró que no se ha esclarecido el asesinato de Gabriel de la Rosa Enríquez, líder municipal en Oteapan.

El 24 de diciembre se reportó la desaparición del dirigente municipal, quien posteriormente apareció en un video en el que denunciaba que autoridades municipales estaban vinculadas al robo de hidrocarburo.

Días después de que apareció la grabación en la que se le observaba sometido frente a armas de fuego, el panista fue localizado flotando en un río en Chinameca.

"Estamos a la espera de que las autoridades correspondientes hagan sus investigaciones y definan de qué se trató, porque no tenemos un dato concreto (...) las autoridades deben definir qué sucedió (si tenía vínculos con el crimen organizado)".

El legislador destacó que la muerte del militante panista se da en el marco de la escalada de inseguridad en Veracruz, "diariamente hemos estado viendo cómo suceden hechos de todo tipo en el estado y a 45 días de haber tomado las riendas no se conoce la estrategia de seguridad. Para ser más claro, no sabemos si hay una estrategia de seguridad".

Agregó que existe la percepción que la delincuencia le está ganando a las autoridades locales y hay un incremento en las estadísticas de las agresiones, incluso, contra militantes de partidos afines a Morena, el caso más reciente fue el allanamiento de la casa de Rubén Ríos, diputado local.

"Y así diputados, empleados, albañiles, trabajadores, constructores, mecánicos, empresarios y comerciantes, todos hemos sufrido de manera muy cercana algún tipo de violencia por robo, secuestro o lo que sea, es un tema generalizado. Esto no comenzó ahora, pero lo que preocupa es saber si tienen o no una estrategia".

Recomienda PRD a gobernador y fiscal trabajar coordinadamente

Por su parte, el dirigente del PRD, Jesús Velázquez Flores, reprochó la ineficacia de la Fiscalía General del Estado para investigar y sancionar los asesinatos de militantes partidistas, pues si no hay un freno, la impunidad promueve las agresiones.

Mencionó que las autoridades encargadas de la prevención del delito, así como las responsables de la impartición de justicia han sido rebasadas, y en tanto no trabajen de manera coordinada –dejando de lado las pugnas políticas– no se podrá combatir, ni reducir los índices delictivos.

"Es un problema que ha rebasado a las autoridades y hoy vemos con tristeza que el estado de Veracruz sigue teniendo un escenario lamentable de ejecuciones contra ciudadanos y políticos".

Coincidió con el PAN en el sentido que no hay una estrategia clara de combate a la inseguridad y, por el contrario, el partido en el gobierno y el fiscal se han "enfrascado" en una pugna por la titularidad del órgano autónomo.

"Mientras estos dos organismos no trabajen de la mano no va a ver resultados, la ineficacia del gobierno estatal se denota, no solo en los actos del gobernador, sino en la falta de estrategia para planear acciones de prevención del delito, que incluya el castigo de aquellos que infrinja la ley (...) nosotros hacemos un llamado al gobierno para que se pongan las pilas en el tema y se dejen de sufrir estas masacres que se viven a diario".

El líder hizo un llamado al fiscal Jorge Winckler a que se ponga a trabajar, para que sean los resultados de su trabajo lo que respalde su permanencia en la dependencia estatal, más allá de las pugnas partidistas.

Morena pide no criminalizar a políticos asesinados

El diputado federal, Jaime Humberto Pérez Bernabé, consideró que el crimen ha afectado a la clase política, que en otro momento observaba la violencia como privativa de delincuentes o maleantes.

"Y fue subiendo el tono de la agresividad, hasta llegar a los políticos, aunque todos somos seres humanos, y todas las muertes son importantes, pero es importante no criminalizar a las víctimas, se tiene que hacer las investigaciones adecuadas tras una ejecución o asesinato".

Expuso que la creación de la Guardia Nacional, que se votó en el Congreso federal, tiene por objetivo dar herramientas a las autoridades de los tres niveles de gobierno para combatir a los delincuentes.

"Buscamos dar la seguridad a todas las familias y el presidente está buscando crear los mecanismos", explicó y recordó que las acciones para reducir los índices delictivos involucran a los ciudadanos y restablecer el tejido social.

No se trata sólo de combatir con armas y el enfrentamiento de policías contra ladrones, se deben generar mejores condiciones de empleo y de desarrollo económico, el país se seguirá "sumergiendo" en la criminalidad.

"Y no podemos seguirles otorgando el derecho de ser los únicos que generaban empleo, como ocurrió por décadas, era terrible que los jóvenes sólo tenían como salida meterse a la delincuencia organizada".

También hizo un llamado al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y al fiscal a que trabajen de manera coordinada para evitar que los índices delictivos se sigan disparando.

Recordó que la propuesta de la actual administración es promover la paz, a través de mesas de trabajo con representantes de los tres niveles de gobierno, con la intención de implementar acciones y medidas de manera coordinada, "es el momento de ver por nuestro país y nuestro Estado (...) lo peor es echarse responsabilidades mutuas".