Política

Bloquearon ex peñistas, ahora morenistas, recursos para los cafetaleros veracruzanos

enero 08, 2019

La crisis por la que atraviesan los productores cafetaleros de Veracruz es un añejo problema que data de unos 20 años atrás y se ha agravado por la ineficiente y poco clara aplicación de los recursos destinados a su apoyo, en un enredado procedimiento en el que organizaciones, partidos políticos y burócratas corruptos o poco sensibles atoran el flujo financiero, como sucedió con los 400 millones de pesos gestionados para ese efecto en su momento por el entonces senador José Yunes Zorrilla y que fueron trabados por la dupla Randolph Tapia Salgado y Belisario Domínguez Méndez, cuando ambos se desempeñaban en la Dirección de Productividad y Desarrollo Tecnológico de la Sagarpa, durante el sexenio de Peña Nieto.

No obstante una trayectoria polémica que incluye diversos señalamientos de corrupción y enriquecimiento en su paso por el Inveder donde se hizo cargo en los sexenios de Miguel Alemán y Fidel Herrera de la administración y entrega de miles de millones de pesos para proyectos productivos, Tapia Salgado se desempeña actualmente como Director General del Área de Fideicomisos y Desincorporación de Activos de la Sefiplan y Domínguez Méndez fue nombrado director de Patrimonio del Estado.

Este último, como funcionario de la Sedarpa, fue destituido a fines de 2014 acusado de un enorme desfalco de alrededor de mil 300 mdp, denunciado en tribuna de la Legislatura anterior por manipulación del padrón de cafetalero, entrega de facturas canceladas, de apoyos a beneficiarios muertos y a empresas fantasma, entre otros.

No obstante tales antecedentes, Domínguez Méndez fue nombrado director general en la mencionada dependencia federal y ahí invitó a colaborar a Tapia Salgado, donde permanecieron hasta concluir el gobierno de Peña Nieto.

Gabriel Barrera Nader, presidente de la Fundación Produce y con extensa trayectoria en el ramo cafetalero así como productor, recordó que estuvo al tanto de la exitosa gestión del ex senador priísta, quien logró etiquetar dicha cantidad para el estado ante la SHCP, sólo que por procedimiento y reglas de operación, tales recursos se ubicaron en la Sagarpa, donde la pareja de los ahora funcionarios morenistas obstruyeron la entrega de los 400 mdp y sólo entregaron poco menos de 130 mdp, desconociéndose el destino de tales recursos, "presumiblemente aplicados en otros temas prioritarios para la dependencia".

El haber impedido que dicho financiamiento llegara a los cafetaleros veracruzanos agudizó el estado de las cosas en la cafeticultura estatal. Barrera Nader encuentra inexplicable el hecho de que ambos funcionarios ligados a Veracruz hayan obstruido que dicho financiamiento aunque aceptó que lo anterior haya sucedido en una mezcla perfecta de ineficiencia burocrática y corrupción.

Sostuvo que al Fideicomiso Veracruzano de Distribución de Fondos del Sector Agropecuario llegó menos de la sexta parte del dinero conseguido por Yunes Zorrilla y ahí la situación se complicó aún más debido a que su asignación "se operó bajo el mismo esquema ineficiente y los recursos que se dieron al final no tuvieron ningún efecto en la producción".

"Ellos (Tapia Salgado y Domínguez Méndez) sabían de la importancia de que estos recursos llegaran para apoyar a los cafetaleros de su estado y no hicieron nada. Al contrario, maniobraron para que sólo llegaran alrededor de 130 mdp.

Se les insistió y propuso la manera de que llegara el dinero a los productores pero al final ellos decidieron de manera unipersonal que el dinero no llegara al estado, "dañaron mucho a la cafeticultura porque impidieron la llegada de ese dinero en una etapa en la que Veracruz estaba pasando por un tiempo muy difícil".

Por otro lado, Barrera Nader observa con optimismo el anuncio de la trasnacional Nestlé para invertir en Veracruz porque "cualquier opción para el productor veracruzano es buena, no le veo problema sino como una ventaja".

Descartó que dicha empresa vaya a influir en el control tanto en la producción como en la comercialización del aromático porque tales decisiones se realizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde se fijan los precios y sostuvo que para incentivar la producción trae temas de premios a la calidad y de apoyo social

"Ellos vienen por el café robusta pero esta variedad nunca va a competir con el arábigo. Ese lo usan para mezclas y hay que recordar que en México 70 por ciento del grano que se consume es una mezcla y no del tostado y molido. Aparte de esto, el robusta se produce en zonas que no compiten con el arábigo, pues uno va a menos de 500 metros sobre el nivel del mar y la otra variedad por encima de ello".

Barrera Nader también estimó conveniente mejorar la ejecución de políticas públicas y que la asignación de recursos se haga de una manera eficiente y transparente que además llegue de manera directa al productor y no por medio de proyectos políticos u organizaciones que es donde se queda una gran mayoría de los recursos.

Históricamente, los apoyos de los gobiernos pasaban por el tamiz de las organizaciones y los partidos políticos. ¿Crees que sea conveniente acabar con ese esquema, que las entregas sean directas?

–Habrá que buscar nuevos esquemas porque estos vigentes de hace 20 años estábamos produciendo en ese tiempo 6 millones de sacos en el país. En Veracruz, un millón 600 mil sacos; hoy apenas se producen 500 mil. A nivel nacional no llegamos a 2 millones. Estamos a un 35 por ciento de la producción de hace 20 años, cuando había menos apoyos pero la producción era más eficiente porque venía acompañada de asistencia técnica e investigación. Ahí está el ejemplo con la roya del café. Apareció hace siete años en otros países cafetaleros del centro y sur del continente. Ejecutaron programas, hicieron lo que tenían que hacer y resolvieron su problema en tres años. Nosotros llevamos siete años y estamos apenas en el proceso. Esto es parte del problema".