Política

Por primera vez, un gobernador atiende reclamos por muertes de periodistas

enero 05, 2019

Tras protestas de reporteros, decide Cuitláhuac García posponer firma de decreto

Tras la manifestación de un grupo de reporteros y la protesta de los familiares de periodistas asesinados y desaparecidos, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez pospuso la firma del proyecto de decreto que crearía el Premio Regina Martínez al periodismo veracruzano, para que sean los trabajadores de los medios de comunicación los encargados de decidir si desean este reconocimiento o no.

Ayer al celebrar el Día del Periodista, se había anunciado la intención de instituir el Premio Regina Martínez, sin antes atender los reclamos de familiares de los periodistas asesinados, pero al existir una manifestación en la que se pedía que el mejor premio sería dar resultados en las investigaciones sobre los crímenes de los comunicadores, el gobernador determinó más tarde no enviar el proyecto de decreto que implementaría este premio.

Durante el evento público que tuvo lugar en el patio central de Palacio de Gobierno detalló que el galardón se entregaría dos veces al año, para que fueran más los periodistas que lo recibieran con la intensión de valorar la labor de los trabajadores de los medios de comunicación que destacaran en deporte, cultura, investigación y artículos.

Allí se guardó un minuto de silencio para los comunicadores muertos entre ellos: Raúl Gibb Guerrero, Roberto Marcos García, Adolfo Sánchez Guzmán, Luis Daniel Méndez Hernández, Noel López Olguín, Miguel Ángel López Velasco, Misael López Solana, Yolanda Ordaz de la Cruz, Regina Martínez Pérez, Gabriel Huge Córdova, Guillermo Luna Varela, Esteban Rodríguez, Víctor Manuel Báez Chino.

También a Gregorio Jiménez de la Cruz, Moisés Sánchez Cerezo, Armando Saldaña Morales, Juan Mendoza Delgado, Rubén Espinosa Becerril, Anabel Flores Salazar, Manuel Torres González, Pedro Tamayo Rosas, Ricardo Monlui Cabrera, Edwin Rivera Paz, Cándido Ríos Vázquez, Gumaro Pérez Aguilando y Leobardo Vázquez Atzin.

Entre los periodistas desaparecidos se reporta a: Jesús Sandalio Mejía Lechuga, Anwar Castillo Domínguez, Evaristo Ortega Zárate, Gabriel Manuel Fonseca Hernández "Cuco", Miguel Morales Estrada, Raúl Alfonso Rivera, Sergio Landa Rosales y Tomás David Matus Galván.

En la sala de Banderas, algunos familiares de periodistas asesinados exigieron justicia para sus familiares asesinados y demandaron la reforma o eliminación de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP).

Ante ello, el mandatario dijo: "Por la expresión que tuvimos el día de hoy, lo vamos a posponer y vamos a esperar que sean los medios y la gente del periodismo los que digan si se hace un reconocimiento a su labor o no. Yo vuelvo a insistir que sí, que se haga reconocimiento a la labor del periodista de abajo".

Al hacer uso de la voz, Jorge Sánchez, hijo de Moisés Sánchez, aseguró que la placa con los nombres de los periodistas asesinados "no nos devuelve a nuestros familiares" y del galardón lo calificó como "un chayote disfrazado de premio, no termina con la impunidad, la CEAPP no sirve, la Fiscalía no sirve. Quiero pedirle a la presidenta de la CEAPP y al fiscal que por dignidad renuncien y que quienes estén interesados en la causa se sumen. No queremos agregar más nombres a las placas, un premio no va a impedir que no haya asesinatos".

Familiares de periodistas asesinados exigen justicia

"Ni siquiera nos han dejado revisar el expediente de mi padre y nos trataron como delincuentes", "nunca nos recibían", "los expedientes desparecieron", "nunca nos atendieron", fueron los reclamos de los familiares de periodistas asesinados y desaparecidos, y por primera vez, un gobernador escuchó los reclamos y el dolor de las familias.

En la celebración del Día del Periodista también se sumó la petición al gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, que se tomen en cuenta a los periodistas exiliados, a los que los organizadores del evento olvidaron mencionar, "yo quiero que mi hermano regrese, se tuvo que ir y nadie dice nada de los exiliados", señaló una joven que era un periodista que salió del estado en busca de resguardar su vida.

La hermana de Evaristo Ortega pidió que se investigue el paradero de su hermano, y solicitó al gobernador que permita la búsqueda en reclusorios porque ahí están muchos desaparecidos que pueden que sus familias los estén buscando".

La esposa de Víctor Báez Chino, periodista y director de la página Reporteros Policiacos secuestrado y asesinado en junio de 2012, levantó la voz para reclamar al gobernador en turno el cansancio que tienen como víctimas por el nulo avance de las investigaciones y cómo ellos han tenido que indagar por su cuenta ante la omisión de autoridades responsables. "Todo lo tuve que hacer sola, siempre fui a lugares para que me apoyaran y lo tuve que hacer sola", añadió.

A escasos centímetros de ella, la hermana de Cándido Ríos Vázquez, asesinado en Acayucan en agosto de 2017, reclamó no recibir avances de la investigación. Su consanguíneo fue asesinado cuando contaba con medidas de auxilio por el Mecanismo de Protección Federal para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

La esposa de Gregorio Jiménez también pidió que no se abandone el caso, ya que, dijo, la investigación está débil, al igual la esposa de Moisés Sánchez estaba ahí, quien conjuntamente con su hijo Jorge Sánchez exigieron justicia para el periodista de La Unión.

Ante la respuesta del gobernador que se atendería cada uno de los casos, un familiar de periodista asesinado, que por miedo pidió a los periodistas no publicar su nombre, le pidió a Cuitláhuac García Jiménez, que el compromiso que hacia fuera por escrito.

También estuvo la esposa de Pedro Tamayo y señaló que después del crimen de su esposo, sus hijos siguen teniendo amenazas y que uno de sus hijos ha sido sentenciado por el mismo delito, "pido se revise el expediente".