Política

Indígenas "no son tomados en serio": investigador

diciembre 05, 2018

Muchos gobiernos sólo los han usado: Pedro Jiménez Lara

La utilización de los indígenas se ha hecho por muchos gobiernos, han creado dependencias, han desaparecido, incluso instituciones como el Instituto Nacional Indigenista (INI), pero no se ha tomado en serio a las poblaciones para ser atendidas, señaló Pedro Jiménez Lara, investigador de la Universidad Veracruzana (UV).

Los pueblos indígenas han sido tan maltratados, tan olvidados por esta sociedad mexicana, que no se han tomado en cuenta, no solo en el relumbrón, sino desde sus formas y cómo están estructurados culturalmente, dijo en entrevista el investigador.

Tras ser cuestionado sobre la presencia de los indígenas en las tomas de protesta del presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, comentó "románticamente y esperanzadoramente espero que esto sea una realidad, no podemos seguir viviendo en ese separatismo y en esa segregación, ojalá y las altas autoridades tengan la sensibilidad del acercamiento y respaldo a los pueblos, porque sí es necesario, no podemos seguir pensando en darle las herramientas a un niño indígena cuando no tiene ni que comer, cuando todavía tiene que caminar kilómetros para llegar a su escuela, para poder aprender a leer".

Un niño que va desnutrido y va con hambre a una escuela se está apretando el estómago en lugar de pensar en lo que el maestro le está dictando, y esto es muy fuerte, lo que se ve en las áreas rurales, las caminatas que hacen los niños y las condiciones en las que están las escuelas.

También dijo que se debe tratar de entender, no podemos incorporar lo que está suelto en una gran ciudad porque la gente de los pueblos e indígenas también han migrado a las grandes ciudades, es una parte compleja de devolverlos a los espacios, el mundo indígena en México es inmenso.

Agregó que también se debe contemplar la legislación en el tema de los pueblos originarios, "hay que proteger a los indígenas en todas sus formas, desde donde están cómo se les va a respaldar, un esquema debe ser contundente porque tienen que cambiarlo, ya que efectivamente ha sido un abuso de muchas instituciones hacia el mundo indígena, una vertiente es la moda , la artesanía y legislación en todas las formas, en la protección en la parte de la negritud que tenemos en México, que también son discriminados".

Acapara Guanajuato Fondo para migrantes mexicanos

De los 4 mil 672 beneficiarios del "Fideicomiso 10230, denominado Fondo de Apoyo Social para ex Trabajadores Migratorios Mexicanos" que realizaron su trámite en territorio nacional sólo 6 son veracruzanos, mientras que los estados con mayor número de inscritos son Guanajuato con 752, Michoacán 697, Zacatecas 437, San Luis 421, Jalisco 396, Nuevo León 244, Durango 228, Guerrero 182, Coahuila 166, Tamaulipas 140, Querétaro 127, Aguascalientes 125 y Chihuahua con 104.

Le sigue Puebla con 74, Nayarit 68, estado de México 67, Sonora 63, Oaxaca 58, Sinaloa 42, Baja California 30, Morelos 28, Ciudad de México, Tlaxcala y Yucatán con 19 cada uno, Tabasco 18, Hidalgo 16, Baja California Sur 13, Campeche 7, Colima 4, Chiapas 2 y Quintana Roo uno.

De acuerdo con la "Relación de apoyos programados del Fideicomiso 10230, Fondo de Apoyo Social para ex Trabajadores Migratorios Mexicanos" se publican los nombres de los beneficiarios de 38 mil pesos del apoyo social, de los cuales uno es de Córdoba: Santiago Armando Vázquez Flores con número 3302, cédula 20-24-03-193179 y otro de Tantoyuca María Dora Silguero Gracia, con número 4183, cédula 28-32-04-182133.

De Pánuco son cuatro los beneficiarios de 38 mil pesos del Fideicomiso: Heliodoro García Hernández con número 2795, cédula 16-20-01-121027; José Echavarría Murillo, número 4067, cédula 28-32-01-024462; J. Reyes Gutiérrez Flores, número 4091, cédula 28-32-01-120727; y J Irineo Galban Landaverde, número 4075, cédula 28-32-01-041052, que sumados sólo importan 228 mil pesos.

El texto dice que con fundamento en los artículos 1o. y 8vo. de la Ley que crea el fideicomiso que administrará el fondo de apoyo social para ex trabajadores migratorios mexicanos, aprobada por el Comité Técnico del Fideicomiso en el acuerdo 05/SO44/2018, de fecha 25 de octubre de 2018, publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 30 de noviembre, el último día de Enrique Peña Nieto como presidente de la República Mexicana, el monto total a pagar era de 177 millones 536 mil pesos.

El Fideicomiso creado desde 2005, tiene como finalidad otorgar un apoyo social a los ex trabajadores migratorios mexicanos que hayan prestado sus servicios en Estados Unidos de América durante los años de 1942 a 1964, de conformidad con lo establecido por el Programa de Trabajadores Migratorios o, en su caso, a sus cónyuges, hijos o hijas, concubinas o legítimos herederos que sobrevivan y que radiquen en el país o los residentes en los Estados Unidos a través de la red de representaciones del gobierno de México en los Estados Unidos.

La situación por la cual se crea el Fideicomiso se origina a partir de 1942, cuando los gobiernos de México y Estados Unidos firmaron un convenio binacional en el que establecieron un Programa de Trabajadores Migratorios, también conocido como Programa Bracero, el programa contribuía a la economía estadounidense, dotándola de mano de obra mexicana, cubriendo así la creciente demanda de trabajo consecuente de la Segunda Guerra Mundial dentro del sector agrícola y ferroviario.

El Convenio Laboral Mexicano-Estadounidense, firmado el 4 de agosto de 1942, estipulaba que el gobierno estadounidense custodiaría temporalmente el 10% del salario perteneciente a los trabajadores con la finalidad de crear un fondo de ahorro el cual sería devuelto al regresar a tierras mexicanas. El gobierno estadounidense, por medio del Banco Wells Fargo, War Man Power Comission y Union Trust Company de San Francisco, transferiría el fondo de ahorro de cada trabajador al Banco Nacional de Crédito Agrícola de México (Banrural) y al Banco del Ahorro Nacional S.A.

De acuerdo con el Programa de Trabajo 2007 de la Comisión Especial de Seguimiento a los Fondos de los Trabajadores Mexicanos Braceros, la entrega nunca se llevó a cabo y a la fecha se desconoce su destino, la información sobre el paradero de los fondos es muy escasa, sólo se sabe que durante el sexenio de Manuel Ávila Camacho se contó con documentos que acreditan la existencia de un pasivo de 12 millones de pesos los cuales se presume eran parte del fondo de ahorro.