Política

De cómo se construyó el discurso político de Andrés Manuel López Obrador

diciembre 02, 2018

Un domingo de 1991, justo en la línea donde el mundo se divide en el hemisferio norte y el hemisferio sur, me encontré al joven político tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador, quien encabezaba una marcha hacia la Ciudad de México reclamando el fraude electoral que había vivido en carne propia. Nuevamente, en 1994, en esa línea divisoria que en Xalapa la conocemos como El Meridiano, pasó Andrés Manuel López Obrador con un amplio y decidido contingente exigiendo democracia y justicia para todos. Desde la orilla de la banqueta, me dispuse a saludar al político tabasqueño, no porque viera en él a un Mesías o a un predestinado, sino porque las causas por las que luchaba me parecían del todo justas. En ese momento, no sabía acerca de sus luchas juveniles en favor de los indígenas chontales, tampoco de sus afanes como escritor.

Después tuve la oportunidad de leer Entre la historia y la esperanza: corrupción y lucha democrática en Tabasco (1985), en el que describe con detalle las "maniobras fraudulentas" del gobierno y las intensas negociaciones dentro de la Secretaría de Gobernación, para que Ernesto Zedillo fuera candidato común del PRI y el PRD, su relación con Luis Donaldo Colosio, la historia de las cajas que contenían la documentación sobre los irracionales gastos de campaña de Roberto Madrazo, la articulación amañada por parte del PRI ante el claro triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas. Después descubrí otros títulos, tales como Los primeros pasos (Tabasco 1810-1867) (1986), Del esplendor a la sombra. La República restaurada, (1988), y Un proyecto alternativo de Nación. Hacia un cambio verdadero (2004). En este último título quedan prefigurados los puntos sustantivos de la política que ahora, como Presidente de la República, habrá de implementar:

1. El cambio verdadero del país comienza por cambiar la forma tradicional de intervenir en los asuntos públicos, es decir, eliminar de fondo la corrupción y la impunidad.

2. El cambio que plantea Morena es pacífico y democrático, por lo que se deberá eliminar el fuero, para que no haya mexicanos de primera y segunda.

3. En Morena no hay pensamiento único, sino principios democráticos en torno a un objetivo común: el bienestar del pueblo, primero los pobres.

4. Los miembros de Morena se inspiran en la historia de la lucha del pueblo mexicano y reconocimiento, en principio, de los pueblos originarios.

5. El movimiento es un espacio abierto, plural e incluyente.

6. El movimiento reconoce su esencia en la pluralidad y diversidad de pensamiento, creencias y sexo.

7. Los miembros del Movimiento se nutren de las luchas y movimientos sociales de México como, por ejemplo, el Movimiento Popular y Estudiantil del 68.

8. Morena forma parte de las luchas del pueblo de México en defensa de la soberanía, el patrimonio colectivo, la dignidad, la justicia, la democracia y el bienestar del pueblo. Un objetivo consiste en recuperar Pemex y la CFE en beneficio de la nación.

9. En Morena se trabaja para generar una nueva cultura y proteger la naturaleza y preservar aguas y bosques, junto con todas las culturas y formas de vida.

10. Morena valora el conocimiento y el aprendizaje de las experiencias, tradiciones científicas y culturales propias y de otros pueblos, particularmente los de América Latina y el Caribe.

No fue fácil llegar hasta este punto. Andrés Manuel López Obrador, efectivamente, vivió el primer fraude lector en su natal Tabasco, en ese momento no imaginaba que sería protagonista de dos fraudes electorales a nivel nacional y de la traición de los llamados partidos de izquierda. No solamente la maquinaria política del PRI y del Estado Mexicano, sino que el PAN, PVEM, Panal, Movimiento Ciudadano, y el propio PRD, firmaron el Pacto por México que empinaron al país en una terrible y angustiante corrupción. Y la corrupción nos llevó a la impunidad y la impunidad a la violencia y la violencia a la incertidumbre. Y hoy, en sus dos discursos, uno en el Congreso de la Unión y el otro en el Zócalo de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador describió una estrategia económica y política que le garantice a los ciudadanos mexicanos una vida de bienestar para todos. ¡Enhorabuena!