Política

"Narcofosa más grande de Latinoamérica no se explica sin complicidad del Estado"

noviembre 18, 2018

La pugna de carteles del narcotráfico por el territorio de Veracruz y la complicidad de funcionarios y policías han convertido al estado en un gran fosa, donde hay casi mil cuerpos de personas asesinadas sin identificar, sentencia el reportero Noé Zavaleta.

Los datos duros están sustentados en solicitudes de transparencia: 244 restos hallados en la fosa de Arbolillo en Alvarado, 290 restos y 21 mil fragmentos de huesos en Colinas de Santa Fe, 350 restos sin identificar en forenses, además de las decenas de cuerpos hallados en fosas clandestinas en 45 municipios de Veracruz.

A los cifras se suman las 3 mil 600 denuncias por desaparición desde el 2011 al 2016, y los nuevos desaparecidos que el gobierno de Miguel Ángel Yunes ha tratado de ocultar al blindar las cifras estadísticas de 2017 y 2018.

Zavaleta, reportero de Proceso, cuenta en entrevista su recorrido por el estado para documentar la tragedia para Veracruz, y que junto a otros colegas del país, retrata en el libro Los buscadores que presentará en la entidad el próximo miércoles.

Junto a los reporteros Marcela Turati, José Gil Olmos, Juan Alberto Cedillo, Jaime Luis Brito, Ezequiel Flores y el fotógrafo Germán Canseco, relata a través de nueve historias la impunidad en los casos de desaparición, la complicidad de las autoridades, el intento de negar la tragedia y el trabajo de los colectivos de desaparecidos.

De entrada Noé dice que el libro que retrata la realidad de la desaparición en Guerrero, Veracruz, Sinaloa, Durango, Michoacán y Tamaulipas, no debería de existir, porque es un libro doloroso, pero al mismo tiempo catártico, un registro para la memoria de las familias. "El libro retrata 12 años desde la guerra contra el narcotráfico, 40 mil familias en el país buscando a sus seres queridos ante la omisión, negligencia y complicidad del Estado", dice.

Coincide en que para Veracruz los desaparecidos son un tema de emergencia nacional y agrega: "no es normal que la entidad agrupe 13 colectivos de desaparecidos, no es normal que el narcocementerio más grande de Latinoamérica se encuentre a dos kilómetros de la zona urbana del Puerto de Veracruz, no es normal que en un radio de 40 kilómetros, más de 540 personas hayan sido enterradas bajo tierra, y al día de hoy sólo 20 hayan sido identificadas".

El libro da cuenta de historias como la desaparición de 13 jóvenes en noviembre del 2011. Sólo la mitad pudo hacer una denuncia, el resto fueron intimidadas. El reportero informa que la única madeja de ese caso es la hija de Carlos Saldaña, Karla, cuyo vehículo apareció en manos de policías estatales. La desaparición de las jóvenes concuerda con la asistencia a una fiesta en Actopan donde había integrantes de la delincuencia organizada. Las líneas de investigación por este caso nunca se siguieron.

También relata el caso del colectivo Solecito, madres de desaparecidos que través de un anónimo hallaron la fosa más grande América Latina, Colinas de Santa Fe. La fosa que no se puede entender sin la complicidad de las Policías estatal y federal: "Ahí en la fosa conocida como La Alberca se hallaron 15 cuerpos, para hacer esa fosa tuvieron que usar retroexcavadora, y ser custodiados por la Policía Estatal", considera el reportero.

Otro dato que ejemplifica la impunidad en Veracruz es el hallazgo de una fosa clandestina en Portezuelo y Mata Loma del municipio de Manlio Fabio Altamirano, donde en noviembre del 2011 fueron hallados 28 cuerpos, pero fue hasta 2015 cuando la Procuraduría General de la República (PGR) dio información.

Alerta que la impunidad no acabó con el gobierno de Javier Duarte, el ejemplo son los datos cerrados de desaparición del gobierno de Yunes Linares, y las historias de al menos 13 persona que ahora participan en la Caravana Internacional de Búsqueda de Desaparecidos y cuyos familiares desaparecieron entre 2016 y 2018. "Las historias son las mismas, les piden no denunciar, les dicen que sus familiares fueron desaparecidos por el cartel, y si se investigan van a tener represalias, les dicen que les recibirán la denuncia pero no van a investigar, porque es peligroso".

En su opinión el panorama para Veracruz no es alentador, si el nuevo gobierno no se compromete a realizar pruebas de ADN serias, la construcción de panteones ministeriales, pero sobre todo, a entregar recursos millonarios para la búsqueda e investigación de los temas.

El libro se presentará el miércoles 21 en el auditorio de Radio del campus Veracruz, ese mismo día en la librería Mara Adentro, y el jueves 22 de noviembre en el teatro J.J. Herrera.