Política

Anuncia disidencia la creación de nuevo sindicato petrolero en Pemex

noviembre 12, 2018

Organizados en lo que han llamado Movimiento de Regeneración Nacional Obrero Sindical (Morenos), trabajadores de diversas corrientes disidentes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) preparan la conformación de un nuevo sindicato al interior de Pemex, a través del cual buscarán la titularidad de las negociaciones del contrato colectivo de trabajo (CCT).

La estrategia se ha planteado en tres etapas. La primera es la conformación y registro del nuevo sindicato y su reconocimiento por parte de la Secretaría del Trabajo, así como la redacción de sus estatutos.

En la segunda etapa, pretenden obtener la titularidad del CCT y, en lo interno, construir la estructura nacional, diferente a la del actual sindicato y continuar con la afiliación masiva.

Finalmente, en la tercera etapa capacitarán a los trabajadores para la administración del contrato.

Así lo expuso Pablo Blanco Hernández, quien se encuentra asesorando el movimiento por la vía legal, durante la visita de Óscar Solórzano Méndez, vocero de Morenos, quien se reunió con un grupo de trabajadores petroleros en esta ciudad.

En entrevista, lamentó la barbarie cometida en contra de los trabajadores petroleros y en especial contra las trabajadoras, que han sido objeto de vejaciones por parte de los funcionarios sindicales.

Cuestionado respecto de la negativa del movimiento a participar en el reciente proceso para renovar las dirigencias seccionales, argumentó que hacerlo era legitimar una elección que no garantizaba la secrecía del voto.

"En la convocatoria se establecieron las condiciones, pero en letras pequeñas se especificaba que sería a mano alzada, por escrutinio. Al final hicieron un maquillaje, golpearon trabajadores, compraron votos y amenazaron".

Aunque aclaró que este movimiento no se vincula a ningún partido, enfatizó que comparte ideales con la llamada cuarta transformación y apoya al proyecto de Andrés Manuel López Obrador, de quien esperan que no intervenga en los procesos democráticos del sindicato.

"Sería una incongruencia recorrer el país para convencer a los trabajadores de afiliarse a un partido político, tal como se hiciera a través del STPRM por el PRI, establecido en sus estatutos durante más de 20 años".

Pablo Blanco acusó la existencia de disidentes oficiales al interior del STPRM, a través de los cuales se generan movimientos de defensa de los derechos laborales, pero que terminan siendo una pantalla.

A través de Morenos, con el apoyo del Senado, informó que se logró la ratificación del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual, a pesar de haber sido firmado por México, había permanecido estancado por las pasadas administraciones priístas y panistas.

Además, con la modificación al artículo 371 de la ley secundaria del artículo 123 Constitucional, se garantiza que las próximas generaciones de trabajadores puedan elegir por la vía democrática, con el voto libre y secreto, a sus funcionarios sindicales.

Aseguró que con la conformación de un nuevo sindicato petrolero, se plantea crear un banco obrero nacional, a través del cual se puedan brindar créditos accesibles a los trabajadores y evitar los fraudes en las cajas de ahorros que manejan los secretarios generales.

Otro de los compromisos es la eliminación de la llamada "militancia" y la creación de una secretaría de la mujer para acabar con el acoso que se ejerce actualmente dentro del sindicato para el otorgamiento de contratos.