Política

Migrantes, víctimas del crimen organizado

noviembre 08, 2018

El 85 por ciento de migrantes que pasan por el país y sobre todo en Veracruz son víctimas del crimen organizado; de los 400 mil migrantes centroamericanos que pasan por México y en cada año se incrementa el número de personas que quiere ir en busca de mejor calidad de vida, dijo Ernesto Castañeda, defensor de migrantes y quien estuvo en la Misión de Observación de la Caravana de migrantes de Honduras.

Al considerar las cifras de la Red de Organizaciones de Defensores de Derechos Humanos, comentó que los migrantes son víctimas de secuestro, robo, lesiones, abuso de autoridad y de homicidio en la zona sur del país. De 2 mil 724 personas migrantes que fueron víctimas de algún delito o violación a sus derechos humanos como robo (fue el 76.06 por ciento, lesiones el 5.14 por ciento, extorsión 4.04, secuestro 3.82 por ciento y abuso de autoridad 2.9 por ciento).

Mientras que Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Tabasco son los estados más peligrosos porque registraron el mayor número de crímenes, aunque también están Guanajuato, Jalisco, México y Querétaro. Castañeda precisó que el flujo migratorio cambió, estaba conformado por el 88 por ciento eran hombres, el 10 por ciento mujeres y 2 por ciento lo integraban personas pertenecientes al grupo LGBTTTI, sin embargo con la reciente caravana eran familias completas las que van buscando pasar a los Estados Unidos, incluso muchos niños no acompañados.

Esta movilidad migratoria, expuso, ha existido desde antes, el año pasado hubo una caravana de mil 200 personas y hoy han sido 7 mil, aunque se prevé que sigan saliendo de su lugar de origen y se calcula que al menos vienen en camino 12 mil centroamericanos.

Nace bebé en la caravana

No todo ha sido triste en el paso de migrantes por territorio mexicano, incluso, en algunos casos, significó el pase para los centroamericanos, tal como le sucedió a Gloria Noemí Lavanverde Rivera, madre del segundo bebé nacido en este país.

El nacimiento sucedió en Matías Romero, perteneciente a Oaxaca, sin embargo, fue asentado en el municipio de Amatlán, con lo que el bebé obtiene de inmediato la nacionalidad mexicana, informó el delegado regional de Derechos Humanos, Manuel Antonio Sánchez Hernández.

Dio a conocer que el niño fue asentado con el nombre de Mauricio Francisco, hijo de Gloria Noemí Landaverde Rivera, a quien de forma automática, por tener un hijo mexicano, le fue otorgado un permiso migratorio, a través de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

A este permiso migratorio por reunificación familiar para que pueda transitar sin problema por territorio nacional se le conoce como "ius soli, ius sanguinis", cuya traducción literal es "derecho del suelo, derecho de la sangre", lo que quiere decir que el recién nacido tiene doble nacionalidad, mexicana y hondureña, por nacer en México de padres hondureños.

Sánchez Hernández agregó que hasta el momento, tras el paso de la primera caravana por la zona, aún permanecían tres personas centroamericanas. Adelantó que ya se preparan la segunda caravana que podría pasar por la zona centro el próximo fin de semana, aunque le siguen dos más, para lo cuál, ya están preparados.