Municipios

Caravana exhibe división institucional por falta de políticas, dice investigador

noviembre 07, 2018

La pobreza y violencia hicieron que huyeran de Honduras y en su paso por la entidad se reflejó que en los tres últimos gobiernos han tomado a los migrantes como una bandera política llevando despensas a los albergues, dijo Carlos Garrido de la Calleja, investigador de temas migratorios, quien también cuestionó la falta de compromiso de la Universidad Veracruzana (UV) ante este tipo de problemas.

México carece de una política migratoria, es lo que ha reflejado la caravana, las instituciones están divididas, por un lado está el Instituto Nacioanl de Migración (INM), por el otro las delegaciones de Migración, por otro la Unidad de Política Migratoria, los Congresos de los estados, todos hablan de migraciones pero no hay un eje transversal que permita articular esfuerzos para poder hablar de migraciones mexicanas poblaciones extranjeras no mexicanas, lo que si tiene Estados Unidos, dijo el investigador durante su participación en la mesa redonda en torno al éxodo centroamericano organizada por la Facultad de Sociología, que se llevó a cabo en el auditorio de Humanidades.

También las autoridades estatales juegan a doble discurso, y recordó el investigador que hace un par de años la Universidad Veracruzana propuso al Congreso la creación de una ley migratoria y al Ejecutivo una política migratoria y la respuesta contundente fue: UV usted no sabe nada de jurisprudencia. Después de la matanza de los migrantes en el sur de Veracruz, vino la ONU y el gobierno dijo que en Veracruz se protegían los derechos de los migrantes, entonces a qué estamos jugando.

No le importó al gobierno saliente la situación migratoria, por eso hay que impulsar una agenda clara para que se pueda tener una política migratoria que atienda los problemas, por ejemplo de manera voluntaria y no voluntaria niños migrantes, de los cuales en Veracruz hay cerca de 14 mil, niños que son violentados sus derechos por escuelas primarias, secundarias, universidades privadas.

Por otro lado, los viajeros centroamericanos siempre han sido considerados por Veracruz como "nada", sin embargo las últimas administraciones los han utilizado como bandera política llevando despensas a los albergues. Es el contexto de la política migratoria en México.

Respecto de la llamada caravana migrante, sostuvo que la migración ya no debe ser llamada o concebida como un fenómeno, es una realidad compleja y concreta, que ha rebasado la respuesta institucional y los marcos analíticos de la academia y su intervención.

La caravana no es coyuntural es estructural, desde una mirada espontánea pudiéramos decir que huyen por la violencia y la pobreza, pero en una mirada crítica, esta caravana es gracias al intervencionismo militar-político, de saqueo y de extracción norteamericana y podemos afirmar que de acuerdo al intervencionismo corresponde al año 2009 en donde el departamento de Estados Unidos tuvo una cierta injerencia en el golpe de Estado de Manuel Zelaya.

También en la zona sur se consolidan esos grupos económicos que extraen la riqueza natural, minera, energética de esos países y al estar agotados esos recursos, lo que se busca es huir, salir, si permanecen los grupos oscuros se llevan a sus hijos, y por eso huyen, pero esto los coloca en una situación internacional como desplazados, además que hay que considerar que muchos que van en caravana nunca tuvieron experiencia migratoria.

Asimismo cuestionó que la Universidad Veracruzana no se involucre a fondo con este problema y criticó al área de comunicación social al subir un comunicado en donde se señalaba que la UV era sensible, "eso no basta, sino se debe hacer análisis y proponer programas", dijo Garrido de la Calleja.