Política

¿Y la política de superación académica de la UV?

noviembre 07, 2018

Desde hace décadas, la Universidad Veracruzana ha mantenido una política de superación académica, mediante becas y préstamos a los profesores, y dándoles además otras facilidades para que obtengan posgrados y sobre todo doctorados en su especialidad, pero la actual administración no ha sabido apreciar los esfuerzos de sus predecesores y ha incurrido en irregularidades.

El monto de los recursos que el gobierno federal le asigna a la Universidad depende del avance en indicadores y en la calidad de la educación (PTC "con grado preferente", es decir doctorados, perfiles Prodep, SNI, PE reconocidos por su calidad).

Por eso, desde hace décadas la Universidad Veracruzana ha hecho esfuerzos para que su personal académico obtuviera maestrías y doctorados en su área de especialización y, de acuerdo con datos que me proporcionó Transparencia, a principio de año laboraban en esa institución mil 446 académicos con el grado de doctor, de los cuales mil 120 lo obtuvieron en México y 371 en el extranjero, o para ser más preciso, en España (137), Estados Unidos (45), Francia (32), Reino Unido (30), Costa Rica (25), Cuba (19), Canadá (6), Alemania (5), Australia (3), Polonia (3), Perú (3), Colombia (2), Dinamarca (1), Países bajos (1), Israel (1), Italia (1), Portugal (1) y Rusia (1).

Obviamente, esto es el resultado del esfuerzo histórico acumulado de generaciones anteriores de universitarios y líderes institucionales.

El avance de la UV se debe sobre todo al Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep antes Promep), que empezó a operar en 1997 y hasta el 2016 le había otorgado becas a 465 académicos de la UV, de los cuales únicamente 332 obtuvieron el grado a que aspiraban, 20 académicos tenían vigente este apoyo por prórroga autorizada, y 7 académicos fallecieron antes de conseguirlo; a los otros 106 se les canceló la beca.

Y eso no fue todo, pues la UV también recurrió "al Conacyt, a las becas de Relaciones Exteriores, a las fundaciones y al pago de sueldos completos y estímulos económicos para quienes estudiaran posgrados de alta calidad en el extranjero y el país", según me informó el ex rector Víctor Arredondo, en cuyo periodo se impulsó al máximo esta política.

En el periodo de Arias Lovillo se continuó el esfuerzo hacia la consolidación académica de la UV, pues hubo un aumento del 30 por ciento en el número de profesores de tiempo completo; además, se elevó su nivel de profesionalización, ya que en el año 2006 todavía el número de docentes con licenciatura representaba el 22% del total de los académicos de tiempo completo, y los que tenían doctorado apenas alcanzaba el 20%, pero al final, éstos ya representaban el 42% del personal y se redujeron a 11% los que sólo tenían una licenciatura.

Como resultado, se incrementó el número de académicos de la UV que lograron incorporarse al Sistema Nacional de Investigadores y al Sistema Nacional de Creadores (SNC), que se elevó de 102 en 2004, a 326 en 2013.

Desafortunadamente, durante el tiempo que Sarita ha ocupado la rectoría, se ha roto esa continuidad, pues hay egresados de la UV que han logrado obtener un doctorado en instituciones prestigiosas de otros países, pero no se les ha reconocido su esfuerzo y aún no tienen una plaza.

Al no reconocer a esos veracruzanos, la rectora ignora el esfuerzo realizado por los universitarios y las autoridades que los apoyaron en su oportunidad.

Ojalá recapacite, pero reconocer errores y aprovechar la crítica no es algo que acostumbre.