Política

Con un amparo, libra Yunes Linares denuncia por enriquecimiento ilícito

noviembre 07, 2018

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares logró evadir una de las denuncias por enriquecimiento ilícito que investigaba en su contra la Procuraduría General de la República, pues a través de un amparo consiguió que tal carpeta fuera desahogada por la Fiscalía General del Estado el año pasado.

Se trata de la investigación ministerial FGE/FLM/IM/45E/2015 en agravio del servicio público, que tuvo en su momento en sus manos el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras (hoy preso en Pacho Viejo por desaparición forzada), quien nunca hizo nada por integrar tal averiguación.

Por el contrario, la PGR, a través de la Subprocuraduría Especializada en investigaciones en Delitos Federales, atrajo la carpeta de investigación mediante el oficio PGR/S5IDF/DGAE/1784/2016.

Fue entonces que Miguel Ángel Yunes Linares promovió el amparo 1224/2015 ante el Juzgado Cuarto de Distrito con sede en Boca del Río para dejar insubsistente los acuerdos mediante los cuales se remitía esta carpeta a la PGR y que, por el contrario, fuera la Fiscalía quien la admitiera, preparara y desahogara la testimonial en vía de interrogatorio a cargo de los denunciantes, así como del careo constitucional, entre el inculpado y sus

acusadores.

Al haber ganado este amparo, el gobernador logró evitar que al menos una de las carpetas de investigación en su contra fuera integrada por la Procuraduría General de la República.

Todavía durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa y como procurador Luis Ángel Bravo Contreras, existió una denuncia en contra de Miguel Ángel Yunes Linares que permitió contar con una carpeta de investigación pero nunca la integraron o al menos nunca obtuvieron los elementos necesarios para consignarlo en su momento ante algún juez.

Un año después de esta denuncia, Yunes Linares ganó la elección a gobernador. Tres meses después Javier Duarte huyó por la frontera sur de México en calidad de prófugo de la justicia, otro mes después Luis Ángel Bravo renunció a la Fiscalía y hoy ambos están presos, uno en la Ciudad de México por asociación delictuosa y el otro en Pacho Viejo por desaparición forzada de personas.