Política

Simula gobierno yunista reintegrar más de $27 millones a Federación

noviembre 05, 2018

Tal como en el gobierno de Javier Duarte se simularon reintegros de recursos, de igual forma, en el feneciente gobierno yunista también se simuló devolver más de 27 millones de pesos.

De manera burda, la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), a cargo de Guillermo Moreno Chazzarini, únicamente registró en los libros contables tener esa cantidad adicional pero nunca se reintegró un solo peso a dicha cuenta bancaria.

Ésta es sólo una de las faltas graves administrativas que, junto con las observaciones de presunto daño patrimonial suman 528.1 millones de pesos que los funcionarios del gobierno saliente tendrán que solventar ante el Órgano de Fiscalización Superior, o en su defecto, ante la Fiscalía Anticorrupción.

Luego de haber sido aprobado el dictamen de la Cuenta Pública 2017 por el Congreso local, quedó sin ser subsanada una simulación de reintegro por 27 millones 455 mil 751 pesos con 61 centavos.

Producto del análisis a las cuentas bancarias, se evidenció la salida de recursos por dicho monto que no fueron reintegrados a las cuentas bancarias y por tanto resultaron injustificados, lo que dio inicio a los procedimientos legales para delimitar las responsabilidades a que haya lugar, refiere parte de la observación número FP-014/2017/007 ADM – Sujeta a Seguimiento.

El gobierno de Veracruz, a través de Sefiplan, intentó solventar esta situación registrando contablemente el incremento del saldo por dicho monto en cuestión. Sin embargo, no presentaron elementos que de acuerdo con la naturaleza de la cuenta permitieran identificar la exigencia de cobro a dichas instituciones, o en su caso, el soporte documental que evidencie las acciones legales y/o denuncias presentadas que contengan la integración de las disposiciones de efectivo realizada.

Cabe precisar que el daño patrimonial de las dependencias estatales fue de 337.1 millones de pesos, pero además se identificaron faltas graves por 191 millones como dicha simulación de reintegro o los contratos irregulares asignados por el Instituto de Espacios Educativos y la Secretaría de Desarrollo Social en favor del entonces dirigente estatal del PAN, José Mancha Alarcón.