Política

Los, nos, alcanzó el futuro

noviembre 05, 2018

La caravana compuesta por miles de migrantes que buscan alivio y medios para ganarse la vida en la economía más fuerte del mundo ha hecho mucho más visible la tragedia que los expulsa. Esto es la violencia de las organizaciones criminales, como la total falta de oportunidades y medios de ganarse una vida digna y honrada con su trabajo.

Es un problema que afecta al planeta. Consecuencia de la polaridad del bienestar y de la sobreexplotación que durante siglos hicieron rica a la Europa colonial y a los propios Estados Unidos.

Es un problema mayúsculo que no tiene solución a corto plazo y que, por lo pronto, se adiciona como ingrediente perturbador en la elección de medio término en Estados Unidos, y que podría reconfigurar completamente los impactos de la tóxica administración actual.

La caravana ha sido acompañada y asistida por diversas organizaciones no gubernamentales que señalan el incumplimiento del transporte a la CDMX que el gobierno del estado les había prometido. No poca cosa, porque quedaban expuestos a los grupos criminales que operan en la zona. Unos, los más fuertes, treparon en los tanques o contenedores de tractocamiones para continuar su camino con la ayuda que les prestaban los choferes. Las familias con niños y carriolas, mujeres en gestación y enfermos, entre diversas ciudades del estado. No pocos activistas y ONG señalan las amenazas y hostigamientos de agentes de Migración y de la Policía Federal que cargan contra el sacerdote Julián Verónica. Si nos atenemos a que lo mismo sucede contra la edil de Córdoba, habrá que suponer seriamente que hay una campaña gubernamental para disuadir a quienes tienen la intención de alivianar en algo las vicisitudes de los migrantes.

Lo que está sobre la mesa son las consecuencias profundas del empobrecimiento de millones por el modelo que monetariza y concentra la riqueza en muy pocas manos, que sumerge a millones en la miseria, lo que agrava otros factores sociales y políticos, como la falta de libertad en regímenes poco democráticos. Esto quiere decir que la gran parte del fenómeno puede atribuirse a factores de "empuje" y "atracción". Este movimiento de masas puede crear grandes tensiones; ahora es frecuente ver disturbios más o menos graves en prácticamente todos los países receptores de inmigrantes. En la frontera sur de los Estados Unidos esto será mortal por la presencia de milicias de ultraderecha armadas y exacerbadas por el discurso de un presidente profundamente racista y obtuso.

Hasta hace muy poco se hablaba de la muy alta probabilidad de que en el transcurso de los próximos decenios la migración internacional sufriera una gran transformación en términos de aumento en su escala, ámbito y complejidad, debido a las crecientes desigualdades demográficas, los efectos del cambio ambiental, la nueva dinámica política y económica mundial, las revoluciones tecnológicas y hasta las redes sociales

Esto ya sucedió.