Política

A propósito del método

noviembre 04, 2018

Circulan en redes sociales varias frases que hacen escarnio de la suspendida marcha en protesta por la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). Una de ellas lista la vergonzosa indiferencia habida en torno a los desaparecidos, los feminicidios, los periodistas asesinados, los estudiantes muertos, las cajas de tráiler frigorizadas e itinerantes utilizadas como morgue ambulante, los estudiantes desaparecidos pero, sobre todo, los 43 de Ayotzinapa, la violencia aleatoria del estado con el Ejército en las calles, mientras los mandos instruyen al presidente, y que frente a la cancelación del NAICM, se desgarran las vestiduras y anuncian caminar de luto en protesta. Marcha fifí, la llaman, y que con inesperado buen tino sus organizadores decidieron suspender.

La dimensión y virulencia de las reacciones en medios de comunicación tradicionalmente afines al régimen vigente ha sido magnifica por espectacular. La intención, desde luego, ha sido la completa desacreditación de consulta. Es fácil entender las razones de la molestia y el empeño manipulador de la opinión pública, son muchos cientos de millones de pesos en negocios que se preparan hace muchos años desde los centros políticamente neurálgicos del estado de México. La virulencia contra la consulta es equiparable a la preocupación manifiesta del propio presidente Enrique Peña Nieto, por ampararse frente a cualquier demanda de investigación proveniente de alguna entidad federativa. El colmo de una desfachatez preventiva que sería inexistente, si el resultado electoral del primero de julio hubiera sido cualquier otro.

Como se señala en la entrevista de la página 6 de esta edición, la construcción beneficia a un puñado de oligarcas pero perjudica a millones de habitantes mexicanos, por lo pronto, a los casi 15 millones del valle de México. Lo que fue un valle con lagos y atravesado por ríos, hoy bombea el agua de cientos de kilómetros de distancia.

Y la ciudad como está hoy es punto menos que inviable hacer nuevos desarrollos habitacionales como se planea en los terrenos del actual aeropuerto es precipitar el desastre. En fin, que los ciudadanos consultados votaron en su mayoría por la cancelación del NAICM. Esto, al margen de las derivaciones de la virulencia, le da una legitimidad e inmensa autoridad al presidente electo. La consulta no es para avalar una u otra decisión técnica, es para poner en orden los procedimientos a las decisiones de políticas públicas con son de inmediato interés público. Dicho de otro modo, hay decisiones de política pública que son tomadas públicamente y con el aval del público.

En un cambio de paradigma completo, una base sustantiva para la reconstrucción de la República.