Política

México, impune y peligroso para periodistas: Moore

octubre 14, 2018

"Los asesinatos de periodistas son una tragedia para nuestra profesión, pues no hay consecuencias para sus autores", sentenció el fotógrafo ganador cuatro veces del World Press Photo, John Moore, quien reconoció que para el periodista, México año tras año sigue siendo un lugar peligroso, sobre todo por la impunidad que existe.

Invitado a la clausura del Festival Internacional de Fotografía Periodística y Documental Mirar Distinto, comentó que es triste que para trabajar en esta profesión, el mundo de los narcotraficantes sea fatal, dependiendo de la cobertura.

"Como no soy periodista mexicano, quiero ser cuidadoso como contesto, porque no es mi realidad, pero hay que medir el riesgo en cualquier cobertura, pensar en tu vida y hacer la mejor cobertura posible, la más honesta y más verdadera, dado que estamos trabajando a veces en situaciones verdaderamente peligrosas".

Entrevistado tras ofrecer una conferencia magistral, expresó que es necesario seguir adelante con el trabajo periodístico a pesar de los golpes, sin embargo, lo más difícil como padre es sentir el dolor de las personas y en especial de los niños, que por su inocencia, afecta emocionalmente.

"Tomando fotos de drama nos afecta de maneras diferentes, algunos juegan a aguantar más drama en la profesión que otros, estrés postraumático, es una preocupación, especialmente para los periodistas cubriendo zonas de conflicto y tenemos que cuidarnos no sólo en el aspecto físico, sino psicológicamente". Agregó que es importante hablar con otros periodistas y terapistas sobre las vivencias, y no guardar las experiencias difíciles, lo cual a través del tiempo ayuda a mantener la salud mental.

John Moore recomendó que para perdurar en esta profesión, lo importante es tener proyectos personales a largo plazo, pues muchas veces se cubren noticias que son importantes hoy y mañana ya no lo son. "Entonces para tener una vida larga en la profesión hay que pensar en historias de más largo plazo y descubrir cuales historias son importantes, nadie te puede decir que es importante, hay que describir una manera, contar una historia a tu manera y tu propia perspectiva".

Cuestionado sobre las experiencias que más le han marcado en la vida, indicó que indudablemente es la muerte de colegas en las diferentes coberturas a donde son enviados en varias partes del mundo. "Cuando fui a cubrir la primavera árabe en Libia, hace dos años, perdí un colega, él cubría el frente de combate, murió y he tenido mucha suerte a través de los años, pero intento medir los riesgos y siempre pensar que a veces la noticia, que estamos cubriendo hoy, no nos va a importar 10 años más tarde, hay que pensar a largo plazo y medir los riesgos que tomamos en términos de nuestras carreras y no sólo en la noticia del día".

A los fotógrafos jóvenes recomienda ser los mejores en la profesión, lo cual en la actualidad es difícil pues ya hay muchos fotógrafos, "a veces parece que hay menos trabajo, y hay que estar, como dije antes, pensar en el largo plazo, un portafolio de fotos buenísimo para llamar la atención de editores y hay que perseguir historias que nos importan personalmente y eso sale en las fotos".

—¿Regresaría a Medio Oriente? —se le cuestionó.

—Estoy dispuesto a cubrir la noticia importante del año y si es en Estados Unidos, América Latina, Medio Oriente, estoy dispuesto a perseguir las historias importantes donde sea.

"Es como matar a nadie": comunicadoras

"Matar a periodistas en México es un acto impune. Como matar a nadie", resume la organización no gubernamental Reporteras en Guardia los 166 asesinatos de comunicadores desde Vicente Fox hasta las postrimerías de Enrique Peña Nieto, "la ausencia de nuestras víctimas nos suscita dolor, indignación. El perdón es una decisión individual y en todo caso vendrá después de la justicia. Este memorial es nuestro conjuro contra su olvido".

En el sitio web: https://mataranadie.com esta organización aborda la impunidad en la que se encuentran los asesinatos de reporteros en los diversos estados de nuestro país y como esta organización asume el reclamo de justicia, "somos Reporteras en Guardia. Integramos un colectivo independiente, sin filiación política ni subsidio de ninguna institución u organización financiadora de proyectos. Somos 140 periodistas, editoras y coordinadoras de 24 estados de México y de su capital. La mayoría trabajamos para medios de comunicación en los estados. Contadas formamos parte de medios nacionales o internacionales. Somos la tropa del periodismo mexicano. Hacemos la talacha en las redacciones o como freelancers.

"Decidimos sumarnos a este proyecto sacudidas por el amor al oficio y la solidaridad con las compañeras y los compañeros víctimas de asesinato y desaparición. Las reporteras, editoras y coordinadoras estamos construyendo este memorial sin ningún propósito lucrativo. Reporteamos los retratos periodísticos con fuentes directas y cerca o en el lugar de los hechos. Con ellos queremos manifestar a México quiénes eran. Mostrar las condiciones en las que se hace periodismo en este país", explican.

Esta organización reunirá los perfiles de 166 casos de periodistas, comunicadores, fotoperiodistas y trabajadores de medios de comunicación víctimas de asesinato y desaparición del año 2000 a 2018. "Los casos surgen del cruce de cuatro bases de datos de organismos no gubernamentales que documentan la violencia contra el gremio: la agencia feminista Comunicación e Información de la Mujer (Cimac), Artículo 19, Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés). Nosotras proponemos una narrativa periodística crítica con el discurso oficial: no asumimos estos casos como resultado de la ‘guerra contra el narcotráfico’".

Su trabajo no es investigador penalista e incluso "no eximimos de responsabilidad al gobierno. Los mayores victimarios no están en las filas criminales. Pertenecen a los distintos niveles del aparato de Estado: servidores públicos, cuerpos policiacos y elementos de las Fuerzas Armadas en los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox. Evitamos usar el narcolenguaje: cárteles, ejecuciones, sicarios, levantones, cobro de piso, que apuntalan el discurso de esa guerra contra el narcotráfico y privilegiamos una perspectiva de género".

En el mismo texto, disponible en su sitio web, se puntualiza: "no todos los 166 casos tienen que ver con ataques a la libertad de expresión pero expresan las distintas formas de violencia vividas en el país: estructural, institucional, delincuencial, por razones de género. No estamos investigando la causa de los crímenes pero sí señalamos su impunidad. Tampoco nos proponemos hacer un santoral. Decidimos mostrar la humanidad de las víctimas con claroscuros, sin juzgarles, ejerciendo con rigor nuestro oficio. El objetivo es publicar la mayor cantidad posible antes de que finalice el sexenio".