Política

Dubitativas

octubre 11, 2018

El gobierno del estado afirma que ha recuperado más de 520 millones de pesos entre dinero en efectivo, bienes inmuebles y una miscelánea de objetos entre bienes muebles y arte diverso. A esos se suma una cantidad importante de inversiones y los intereses que han producido.

Lo ha hecho por medios extra judiciales, por lo que se entiende que quienes los poseían estuvieron de acuerdo en devolverlos a cambio algo que el gobernador no especificó.

Como lo consigna la nota de la presente edición, falta un hípico y los caballos que se han asegurado pero que no se ha comprobado que, en efecto, pertenezcan a la esposa del ex gobernador en presidio, Javier Duarte.

Por alguna razón no explicada, se ofreció el detalle de lo recuperado pero no su origen y nombre de quién se habrían recuperado los bienes.

Es en eso donde reside la esencia nada transparente de tales acciones de gobierno. ¿Qué ha pasado con tales bienes? ¿En qué se han empleado, si es que los han empleado en algo? ¿Cómo han ingresado en las arcas del estado? ¿Cómo saben los gobernados que son sólo ésos y no otros más? ¿Quiénes han vigilado los eventuales acuerdos extrajudiciales?

¿No debiera el gobierno ser especialmente puntual y detallado al dar información al respecto toda vez que, pese a su deseo, existe una muy amplia suspiciacia de los gobernados frente a cualquier acción de gobierno en materia de dinero y bienes?

La suspicacia se agrava cuando, además, anuncia que el gobierno federal por medio de la PGR pretende quedarse "de manera injusta" y dividir en tres los bienes "recuperados" por ella.

Entre el punto A, las apropiaciones de los bienes públicos por la cáfila de ex funcionarios deshonestos, y el punto B, las recuperaciones del gobierno veracruzano y de la PGR, existe una infinita gama de puntos intermedios que no están en absoluto claros por la simple razón de que ni el gobierno de Veracruz ni la PGR han sido claros para no permitir el menor asomo duda. Convendría que lo hicieran.