Política

Ontología del Arte

octubre 08, 2018

Hablar de arte no es fácil, tal vez ni siquiera pertinente, éste se presenta magnificente, a través del tiempo y del espacio; al referirnos a la ontología del arte abordamos el estudio del ser del arte, su esencia y existencia en relación con el mundo. En la eterna búsqueda del sentido de la existencia, el hombre se hace consciente de su ser, de su finitud, crea la cultura, la religión y el arte como testimonio de su breve existencia. En un fluir perpetuo, el arte se presenta, irrumpe en nuestro espíritu, nos invade, con la intención de aprehender aquello que de otro modo es imposible alcanzar, el ámbito del sentimiento. En esta presentación subyace el esfuerzo del hombre por captar aquello que excede a la experiencia humana y la trasciende.

Desde la noche de los tiempos vida y muerte han sido inseparables, consciente de esta eterna compañía el hombre adquiere una nueva actitud ante el mundo, dialogando consigo mismo, inventa el arte, creando y recreando su ser en un acto personal y solitario; así, el arte sitúa desde el principio al hombre frente a sí mismo de manera concreta y tajante.

La obra de arte posee dos realidades distintas, la poiesis o creación de la obra por el autor, donde se realiza la pre-conformación-conformación de la obra, y la estésis, donde la obra es re-conformada por el espectador o escucha. Quedando intermedia la obra per se, el objeto, cuadro, escultura, partitura; factible de ser decodificado mediante la experiencia personal.

El signo artístico, la obra, contiene diversos niveles de significado: vida, muerte, sentimiento, soledad, sufrimiento, aspiración, amor, etc., que vienen a reunirse bajo una misma forma expresiva, que conlleva el sentido de la existencia del hombre y su inquietud por la trascendencia.

Por tanto, si puede hablarse de la obra de arte, será en la medida en que ésta contenga en sí misma la capacidad para abrirse camino en la realidad y renovarla. La obra poseedora de potencial hermenéutico, se convierte en reveladora del mundo más allá de la representación, o la imitación, permitiendo al hombre acceder a nuevas realidades. Consecuentemente, el arte contiene la capacidad de interpretar el talante de la angustia de todos los hombres, puesto que en toda obra de arte habita la voz del "otro". De tal forma, la obra se convierte en imbricación viva de todas las historias de la humanidad, sentimientos, angustias, reveladora de verdades, trascendiendo en el tiempo. Podemos decir que la obra no muestra la realidad como es, sino como presentación, como belleza, captando la realidad del mundo desde una perspectiva que se relaciona con la propia vida del espectador o del escucha, que cuando accede a ella, la reconforma con base en su experiencia.

El filósofo alemán Martin Heidegger en su obra El origen de la obra de arte señala cómo el cuadro de Van Gogh, Zapatos de campesina, revela la esencia del mundo: "La labriega, lleva simplemente los zapatos, si este simple llevarlos fuera realmente tan simple, cuantas veces la labriega se quite los zapatos en medio de un duro pero sano cansancio a la caída de la tarde. En la oscura boca del gastado interior bosteza la fatiga de los pasos laboriosos. En la ruda pesantez del zapato está representada la tenacidad de la lenta marcha a través de los largos y monótonos surcos de la tierra labrada. En el cuero está todo lo que tiene de húmedo y graso el suelo. Bajo las suelas se desliza la soledad del camino que va a través de la tarde que cae".

El cuadro muestra unos gastados zapatos de labriega, pero realmente revela un mundo, una realidad llena de esfuerzo, de trabajo, de añoranza, de pena, de amor; en esta obra convergen los sentimientos y anhelos de toda la humanidad, contenidos y revelados a través de la obra. En cierta medida, el arte cumple una función antropológica, es creado por y para el hombre; y ontológica, se constituye como un signo que condensa la relación entre forma, materia y contenido; en su ser tiene la capacidad de contener lo infinito en lo finito, y abrirse a múltiples lecturas revelando nuevas formas de habitar el mundo.