Política

Carretera Xalapa-Coatepec sí es peligrosa tras restauración: Orfis

octubre 07, 2018

La tan promocionada carretera Xalapa-Coatepec, que fue reconstruida por el gobierno yunista, sí es peligrosa, determinó el resultado de una auditoría técnica que el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) incluyó dentro del Informe de la Cuenta Pública 2017.

De esta forma, la principal obra que presume el ex titular de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP), y hoy senador Julen Rementería del Puerto sí pone en peligro a los automovilistas cada vez que circulan por ahí.

De manera particular, cada vez que llueve, todos los vehículos "acuaplanean", debido a que no se hicieron las obras adecuadas para filtrar y escurrir el agua, además que en la reconstrucción se debieron haber hecho correcciones a las curvas de Los Arenales y el puente del Río Sordo, pues su peralte es la causa de los accidentes.

"Sucede que la carretera tiene escurrimientos de agua naturales, que cruzan de lado a lado de la carretera y no en todo lo largo de la carretera se cuenta con cunetas o elementos de desagüe que recolecten estos escurrimientos antes de que crucen por encima de la carpeta, estos escurrimientos crean efectos de "acuaplaneo" provocando una condición insegura y de peligro para los conductores, al aumentar la lluvia, aumentan los escurrimientos y aumenta el riesgo que aunado a la velocidad inmoderada y a la corta distancia entre autos dará como resultado más accidentes en la autopista", establece de manera textual parte del reporte.

Ante ello la auditoría y recomendación técnica establece entre otras medidas, reforzar los elementos de seguridad con barras metálicas y dispositivos que protejan al usuario en caso de accidente.

Esto debido a que existen algunos lugares que se pueden considerar peligrosos en donde existen postes, arboles e incluso estructuras con publicidad que carecen de las medidas de seguridad descritas.

También propone realizar una revisión de los peraltes en las zonas de curvas horizontales para determinar si existe la necesidad de reducir las fuerzas centrifugas que gobiernan dichas curvas. Hacer un análisis de los escurrimientos pluviales y proponer desagües que los atrapen antes de que lleguen a la superficie de la carretera.

De igual forma, considerar que se consiga una vialidad segura en la zona urbana en el tramo denominado arenales y en la zona urbana del acceso a Coatepec, por lo que se debe fomentar una educación vial suficiente por parte de los usuarios para respetar el límite de velocidad de 60 km/hr, con reducciones a 40 km/hr en las zonas de transición de vía rápida a vialidad urbana creando a corta distancia zonas de desaceleración que puedan funcionar como pasos, instalar vialetas, botones, señalamiento horizontal y vertical suficiente, así como la iluminación adecuada y señales luminosas informativasque recuerden al usuario no utilizarlo como vía de alta velocidad.