Política

Panistas intentan dar por solventadas observaciones de primer año de Yunes

octubre 05, 2018

A propuesta del diputado local panista Juan Manuel de Unanue Abascal, se busca "perdonar" o dar por solventado todo o la mayor parte de los 338 millones de pesos de daño patrimonial observado en el primer año de la administración del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Al realizarse la primera reunión de trabajo entre el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) y los diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia, el legislador panista propuso llegar a un "acuerdo" para dar como solventadas diversas irregularidades en dependencias como la Secretaría de Desarrollo Social, Secretaría de Infraestructura y Obra Pública y la Secretaría de Desarrollo Agropecuario.

De acuerdo con la versión de algunos diputados que participaron en dicha reunión, surgió un planteamiento sutilmente propuesto por Juan Manuel de Unanue, en el sentido de que esta Legislatura podría dar el ejemplo de trabajar hasta el último día y servir a Veracruz.

Incluso, que podría ahorrarse una carga de trabajo a la próxima administración estatal, si el tema del dictamen de la Cuenta Pública 2017, daba por sentada la solventación en varias dependencias.

Además, hizo notar que la mayoría de Morena en la próxima Legislatura tendría el control total para tomar decisiones sobre el último año de la administración del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Tras un silencio, los legisladores morenistas y priístas de oposición señalaron que venían a una reunión de trabajo para que les explicaran en qué consistía cada una de las observaciones, sin que hasta el momento tomaran la decisión de respaldar el acuerdo planteado por el panista Juan Manuel de Unanue Abascal.

Otras instancias que también salieron a colación para que queden como solventadas son el Instituto de Espacios Educativos y el Fideicomiso de Inversión al Campo.

Cabe recordar que hace unos días, el diputado Bingen Rementería aseguró que no participaría en tales trabajos para no caer en un conflicto de intereses, al estar señalada por presunto daño patrimonial la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública que dirigió su padre, el senador Julen Rementería. No obstante, estuvo presente en el encuentro y abogó por él.