Política

Seguirá en prisión Luis Ángel Bravo por falta de elementos para exculparlo del caso de desaparición de cadáveres

octubre 04, 2018

El ex procurador general de Justicia en la era duartista, Luis Ángel Bravo Contreras, continuará en prisión, luego haber sido notificado que su petición de sobreseimiento de su caso le fuera negada, por no haber acreditado con elementos suficientes.

La juez Alma Aleida Sosa Jiménez les dejó en claro que no le tiembla la mano al emitir tal resolución, pues consideró que la defensa no aportó elementos que demostraran que Bravo Contreras y Rosario Zamora no incurrieron en ninguna modalidad de desaparición forzada, toda vez que un sobreseimiento es equivalente a una sentencia absolutoria.

Durante la audiencia, Arturo Nicolás Baltazar, abogado de ambos y el propio Luis Ángel Bravo, acosaron a los fiscales, con quienes buscaron una confrontación al llamarlos cobardes, ignorantes, desleales, cómplices de delitos y reprochar su trabajo en la procuración de justicia.

La petición para solicitar el sobreseimiento del caso, se basó en que, según ellos, la comisión del hecho delictivo no existe, puesto que los cuatro están siendo procesados con base en el Código Penal para el Estado de Veracruz vigente al momento de los sucesos que les imputan, sin embargo, al entrar en vigor la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda, se derogan en automático todas las disposiciones que se contrapongan a ella, por lo que debe hacerse la traslación de una ley a otra.

Para ellos, con la entrada en vigor de la nueva ley, en automático, desaparece el delito de desaparición forzada de persona, y por ende, deben ser liberados al no haber ya delito en su contra.

En ese sentido, afirmaron que el Congreso del Estado, en un ánimo de aliarse con la Fiscalía para mantenerlo en prisión, realizaron un decreto que ponía en vigencia la ley estatal en la materia, para luego corregirse la plana y emitir un decreto que abrogara el decreto previo, lo que llamó "el decreto Luis Ángel Bravo".

De esta manera, sostuvieron en todo momento que no existía conducta delictiva por lo que debían ser dejados en libertad, aplicando el supuesto que cuando una ley sustituye a otra, debe ejercitarse en beneficio del acusado, cuando existe una sanción menor en la nueva disposición legal.

Ante esto, el fiscal especializado para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa, indicó que si bien es cierto que la nueva ley entró en vigor antes de acusar a Bravo por desaparición forzada, esta solamente regula la organización de las instituciones del Estado cuando existan casos de desapariciones y no sustituye o elimina tipos penales.

Coronel Gamboa precisó que en ningún momento, la desaparición forzada ha dejado de ser un delito, por lo que resulta materialmente imposible, liberar a Luis Ángel Bravo y a Rosario Zamora.

Asimismo, señaló que no les resultaría beneficioso acogerse a la nueva ley, pues la penalidad es mayor a la que establecía el Código Penal veracruzano en el momento de la comisión del delito, en enero de 2016 cuando fueron hallados 19 cuerpos en la Barranca de la Aurora.

De esa manera, la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez determinó que la defensa no argumentó de la manera adecuada, pero sobre todo que el delito sigue existiendo y por tanto no podían quedar en libertad.