Municipios

Misantla, Tlapacoyan y Martínez de la Torre, dominios del hampa

septiembre 24, 2018

Martínez de la Torre, Ver.- Los municipios de Misantla, Tlapacoyan y Martínez de la Torre, por mencionar algunos de la zona centro-norte de Veracruz, se han convertido en los dominios de maleantes y delincuentes de todo tipo que tienen asediada a la población. No hay día que en estas localidades no se registren ejecuciones, secuestros, robos y otros hechos delictivos que hacen que los ciudadanos vivan con angustia y ansiedad.

La inacción de las autoridades municipales, estatales y federales ha permitido que el hampa crezca y domine esta región, en la que también es común que todos los días circulen cadenas de WhatsApp y narco-mensajes, en los cuales los criminales advierten sobre una supuesta "limpia", que hace que la ola de ejecuciones se incremente en un nivel desmedido. Peor aún es que, ahora un simple recado sirve para que el asesino criminalice a la víctima y la autoridad se lave las manos.

Los casos

En breve recuento, estos son los hechos delictivos más recientes, registrados en los municipios mencionados, que tal parece han sido abandonados por las autoridades encargadas de brindar seguridad, así como por las que imparten justicia, las cuales irónicamente siguen insistiendo en que todo está en orden y que no hay nada por lo que los ciudadanos se tengan que preocupar.

15 de septiembre.- Un auto de lujo fue abandonado en un platanar de la comunidad El Ojite, municipio de San Rafael. Aunque las autoridades no encontraron nada en su interior, extraoficialmente se dijo que al propietario le habían secuestrado o que dejó el vehículo en el citado lugar para huir. El hecho aún no se ha podido esclarecer.

17 de septiembre.- Un campesino fue ultimado a balazos por sujetos que lo sorprendieron cuando llegaba a su domicilio, ubicado en la calle Manlio Fabio Altamirano del Predio Santo Tomás, municipio de Martínez de la Torre. Los dos asesinos, los cuales le dispararon a quemarropa en repetidas ocasiones, escaparon sin que hasta ahora se tenga rastro de ellos.

18 de septiembre.- Otro labriego, originario de la comunidad Arroyo de Piedra, fue secuestrado cuando llegaba al rancho La Junta, municipio de Tlapacoyan. Según testigos, el hombre de 55 años fue sacado de su vehículo por un grupo armado. De eso las autoridades no han dado información oficial.

18 de septiembre.- Una mujer de 19 años, vecina de Martínez de la Torre, fue víctima de un secuestro exprés a manos de un desconocido con el que presuntamente se entrevistaría en el estacionamiento de la tienda Chedraui; luego del pago del rescate fue liberada. Ese hecho tampoco se esclareció, sólo se efectuó una movilización policiaca como para decir que la autoridad municipal está trabajando.

19 de septiembre.- Un joven intendente de la escuela secundaria General Ignacio Mejía fue privado de su libertad por un grupo de sujetos fuertemente armados que lo sorprendieron al salir de su casa, ubicada en la comunidad Plan de la Vieja, municipio de Misantla, hecho que generó la movilización de los cuerpos de seguridad, quienes iniciaron su búsqueda y la de sus plagiarios. Ese mismo día, por la tarde, el joven apareció, tras supuestamente escapar de sus captores.

20 de septiembre.- Un albañil fue encontrado sin vida dentro de una construcción en la colonia La Soledad, de Villa Independencia, municipio de Martínez de la Torre. El hoy occiso mostraba claras huellas de haber sido golpeado.

20 de septiembre.- En el interior del antro denominado El Atrapasueños, ubicado sobre la avenida Gutiérrez Zamora, en Tlapacoyan, el encargado del lugar identificado como El Cepillin, de aproximadamente 60 años, fue asesinado por dos sujetos.

21 de septiembre.- Un hombre que circulaba sobre la carretera federal 129 (Amozoc-Nautla) en un auto Volkswagen, tipo Jetta, color azul marino y placas de circulación TSX-51-58 de Puebla, fue ejecutado a balazos a la altura del campo experimental El Clarín, enlos límites de Tlapacoyan y Martínez de la Torre.

21 de septiembre.- Un comando mataron a dos personas –una de ellas sin identificar– a las que sorprendieron cuando ingerían bebidas alcohólicas afuera de un domicilio de la colonia Alfredo V. Bonfil, en la parte alta de Martínez de la Torre; luego del atentado, los pistoleros salieron caminando tranquilamente del lugar.

A pesar de los hechos mencionados, las autoridades locales insisten en que trabajan mediante diversas acciones para reducir el índice delictivo. No obstantes, los resultados no se ven mientras la delincuencia sigue ganando terreno.

Los habitantes de esta zona viven con angustia, porque no saben en qué momento o lugar se pueda presentar un hecho violento que los pueda afectar, incluso sin tener nada que ver.