Política

Reavivan protestas contra el aborto

septiembre 21, 2018

Orizaba, Ver.- La democratización de la familia, así como la despenalización del aborto, incluso en Veracruz, agita al Frente Nacional por la Familia, de hecho esta organización anuncia nuevas marchas tanto en el estado como en el país y evitar así las leyes abortivas, la eutanasia y además se va contra la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, le advierte que desde ya, rechazan las propuestas que la actual senadora integra en su agenda personal.

De hecho Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional de la Familia, reconoce que en nuestro estado, "en el artículo cuarto de la Constitución local defiende lo que es la vida desde su concepción, pero hay una serie de grupos sociales que están presionando con la cuestión antinatalista, es un promoción muy agresiva de lo que es el aborto".

En el estado, afirma, "han fijado sus esfuerzos y quieren violentar lo que está en su orden constitucional. Han tratado de que por la vía del poder federal, imponerle al Congreso local, se violente este ordenamiento, no lo han logrado hacer ahora lo quieren hacer por la vía judicial y al final fue rechazado porque el Poder Judicial no le puede decir al Poder Legislativo como tiene que trabajar, eso es una aberración".

A nivel nacional hay otro tema difícil pues existen la intención de que en vez de preocuparse por mejorar las condiciones de vida de la población, "prefieren acabar con la población para que no haya pobres, mejor los acabamos. Este tipo de iniciativas, ni siquiera pueden ser discutidas, por eso vamos a iniciar movilizaciones, en el estado de Veracruz, convocadas por el Frente Nacional por la Familia, pero que se van a replicar en todo el país, en apoyo a que no haya modificaciones a la Constitución Local".

Asimismo aseveró que estas manifestaciones "son para elevar la conciencia de todos los mexicanos por lo que está pasando en Veracruz, porque si se aprueba la despenalización del aborto en Veracruz, igual puede pasarle a otros estados; hay agendas que desde la misma manera quieren poner esa obsesión antinatalista".

En la entidad, "están a un paso judicial de que se despenalice el aborto, pero igual a un paso de que el Congreso local impida cambiar esto, por eso tenemos que elevar la conciencia y la acción de los ciudadanos para defender lo que es fundamental como lo es la vida".

La postura de Olga Sánchez Cordero, actual senadora y próxima secretaria de Gobernación, en este tema, "es muy delicado, es una cuestión que denota como hay personas que desmesuran la función de lo que es el gobierno; debe haber límites en el mismo gobierno y la vida es uno de esos límites fundamentales, la vida humana no puede estar a capricho de lo que se les ocurra a los gobernantes, por eso se habla de los derechos y uno de ellos, por antonomasia, es a la vida otro que igual es importante es la familia que tiene una legítima autonomía, es decir el gobierno no puede meterse en tu familia o con tus hijos, debe respetar lo que son las esferas y competencias de las mismas familias.

Lamentó que "cuando una próxima funcionaria federal trae como agenda propia la democratización de la familia, en realidad lo que dice es desplazar a los padres de familia para meterse de manera directa con nuestros hijos, eso es una desmesura del gobierno, así, cómo podemos permitir que el gobierno decida sobre el lapso de vida de las personas, tampoco podemos permitirlo en nuestras familias, esa agenda de la democratización de las familias tenemos que leerla como la desmesura de un gobierno que no reconoce límites, ni el derecho a la vida, se quiere meter hasta la cocina".

Crímenes contra la población LGBTTTI, marcados por la impunidad

Este año en Veracruz se tipificó como homicidio calificado al asesinato de personas por su preferencia sexual o identidad de género, sin embargo eso no ha frenado las agresiones en contra de hombres y mujeres trans, gays y lesbianas, pues se cuentan ya 19 casos, de los cuales sólo tres han sido resueltos y 10 permanecen incluso sin identificar.

Apenas a cuatro meses de haberse aprobado una reforma al Código Penal donde se agrega el inciso ocho, considerado como la tipificación de los crímenes de odio por Jazz Bustamante, activista de la comunidad lésbico, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual (LGBTTTI), se han presentado seis casos, el más reciente en Banderilla, apenas este martes.

A más de 24 horas de haberse hallado el cuerpo de una mujer trans, asesinada y abandonada en una barranca en la colonia La Haciendita, en el municipio de Banderilla, la víctima no había sido identificada ni reclamada por sus familiares, por lo que permanecía en las instalaciones del Servicio Medico Forense, de acuerdo con lo que dijo la activista.

Casos como el de esta mujer trans asesinada y abandonada en un sitio público, son una muestra del "discurso de odio que está permeando y sigue normalizándose" en Veracruz, expresó Jazz Bustamante, quien dijo que en los últimos años se ha trabajado por parte de la sociedad civil con el Congreso local para sancionar la discriminación y los crímenes de odio, sin embargo, esto es insuficiente.

Sólo este año han sido asesinadas 19 personas de la comunidad LGBTTTI, de las cuales nueve fueron mujeres trans, ocho hombres gay y dos mujeres lesbianas, según el monitoreo que lleva a cabo la organización a la que pertenece Bustamante.

Dijo que cada uno de estos casos es una muestra del odio introyectado que existe en la sociedad en contra de la población LGBTTTI, por lo que se ha hecho urgente la atención de manera integral, empezando por combatir los estereotipos.

Pese a los avances en materia legislativa, dijo, urgen cambios sociales, difundir campañas de sensibilización que acaben con la discriminación y los ataques en contra de las personas que se asumen trans o en su caso con una preferencia distinta a la heterosexual.

Incluso, esa discriminación puede verse desde la familia, ya que muchas veces son abandonadas y se les niega integrarse a su núcleo debido a sus preferencias.

La violencia contra las personas de la comunidad LGBTTTI se puede ver desde el abandono que existe de ellas en muchas ocasiones, pues sus cuerpos no son reclamados con prontitud por sus familiares, de los 19 casos registrados en lo que va de 2018, 10 permanecen como con identidad desconocida.

También se puede reconocer el nivel de violencia que sufren por la causa de muerte y las lesiones que presentan sus cuerpos al ser hallados sin vida, pues se pueden apreciar huellas de estrangulamiento, tortura mediante golpes y otras lesiones, violencia sexual y el depósito de los restos en sitios públicos o parajes solitarios, explicó.