Sociedad y Justicia

Crisis de seguridad podría remediarse desde el seno familiar, indican prelados

septiembre 21, 2018

Orizaba, Ver.- Las desapariciones forzadas en Veracruz, y en el país, se convirtieron en un verdadero dolor social, la responsabilidad, opina la jerarquía católica, no sólo es de los gobiernos, sino que alcanza a la misma familia, "desde ahí debemos forjar mejores hombres", señala tanto Rafael Palma Capetillo obispo auxiliar de la arquidiócesis de Xalapa, como el obispo de esta ciudad Eduardo Cervantes Merino

En Veracruz, "la realidad social tiene varios aspectos que nos llama la atención, tanto a los obispos como a los sacerdotes y a los miembros de la Iglesia, porque hay ciertos focos que piden una mayor atención como el asunto de los migrantes y de los indigentes, que no tienen techo ni comida diaria, sobre esto ha habido un esfuerzo de la Iglesia, pero nos hace falta mucho más"

Hay muchas cosas que promover en nuestro estado, señalan, "atención a la salud que siempre va creciendo el avance tecnológico, pero además tenemos el caso de las medicinas que siempre van subiendo de precios y es ahí en donde la iglesia católica interviene para que a través de nosotros podamos atender a parte de la población que lo necesite. La iglesia católica está trabajando y hay una respuesta en las distintas diócesis, conseguimos medicamento y tenemos acopio pero no siempre llega a todos", señalan ambos prelados.

Sin embargo, hay temas esenciales que ocupan a la jerarquía católica, "lo vemos con el paso de los migrantes que vienen de Centroamérica no los alcanzamos a atender por la cantidad que viene, pero asumimos la responsabilidad y debemos crear conciencia en el gobierno para que asuman la parte de su responsabilidad".

La familia, agrega, igual es importante, "todo surge de la familia, hay gente muy buena en las familias, pero hay gente que hace cosas malas que surge de ellas, nuestra preocupación es el dolor y sufrimiento de los hermanos desaparecidos, no es un asunto sencillo decir la razón o causa está aquí y lo vamos a resolver de tal manera, realmente es un asunto complicado para toda la sociedad, como pastores de la iglesia, lo que buscamos atender es la pastoral familiar, que es la formación integral desde los valores, ese es el núcleo que forma e integra las relaciones humanas para el desarrollo auténtico".

Las víctimas por desaparición forzada, señalan, es otro de los puntos, "la Iglesia se une a la búsqueda de los hermanos desaparecidos, lo más importante es el modo de que esto no suceda no estar en emergencia después de situaciones que se dan sino lo mejor es prevenir y eso es la formación integral de la persona; debemos pensar como estamos formando a los hijos, como los estamos educando que valores y principios los estamos creando en su desarrollo así como el ambiente en el que estamos formando, es una exigencia de toda la sociedad, no sólo es del gobierno".

Por eso recomendamos a los padres de familia, no les abaraten los momentos de catequesis, porque les crean buenos principios, "para que no se vayan a otras cosas; la defensa de la vida e algo que tienen que estar en el corazón en la expresión oral o escrita de cualquier ser humano debemos defender la vida, si se dan normas injustas, son métodos legalistas absurdos, pero la iglesia tiene que defender la vida y educar la conciencia de las personas para que se tomen las decisiones que se deben tomar".

No se trata de un partido político, "porque los legisladores a veces reciben una consigna y eso cumplen sin hacerle caso a su conciencia, claro que actúa mal, pero igual hay que hacer caso a la razón y a la conciencia de las personas; a la mujer violada no se le debe sumar el trauma del aborto porque se la hace doble daño, por eso mucha gente opinan superficialmente, todos nuestros legisladores deben hacer conciencia, porque están para hacer leyes para una sociedad no para un partido y las leyes siempre deben ser para proteger a la humanidad".