Política

Respuesta de SNTE, tardía, impertinente inoportuna y cínica, critican agremiados

septiembre 18, 2018

Orizaba, Ver.- La huella del oportunismo político persigue a la sección 32 del SNTE. Su posicionamiento ante la ola de violencia contra el magisterio "es tardía, impertinente e inoportuna", pero además, docentes de la zona centro del estado rechazan el respaldo, "porque no lo necesitamos, estamos tan bien organizados que no necesitamos nada del sindicato"; la suspensión de clases en la mayoría de las escuelas de la zona de la sierra de Zongolica y en la región del Pico de Orizaba continúa así como la represión oficial.

El pronunciamiento del sindicalismo oficial no cayó nada bien en los docentes de la zona. De hecho, la agrupación "Magisterio de las Altas Montañas" fijó su postura y calificó de cínica la postura de los líderes de la sección 32, "hoy los dirigentes sindicales quieren salir de manera cínica y sin el menor pudor ni vergüenza, a aceptar algo que no se puede tapar".

Los dirigentes de la sección 32 y 56, "en un inicio negaron los hechos de secuestro y muerte que se han suscitado en la región de las altas montañas, en los municipios de Soledad Atzompa, Acultzingo, Camerino Z. Mendoza y otros, en contra del magisterio veracruzano. Y hoy quieren defendernos cuando ellos nos abandonaron", reprocha.

Algunos maestros que piden el anonimato reclamaron que la reacción de sus dirigentes es tardía, pues la situación de inseguridad era conocida y la minimizaron, "cuando se ha vuelto escandaloso entonces se atreven a dar la cara. Los medios de comunicación han difundido los ataques a maestros desde hace unos cuatro meses o más; antes eran asaltos y no secuestros. Ahora se vuelve más peligroso ser docente".

Asimismo, consideran que la preocupación de la dirigencia de la sección 32 del SNTE es falsa, pues intentaron detener las exigencias de seguridad de los docentes y además fueron ellos los buscaron inhibir el paro de labores en un inicio, "si quieren ayudar en algo, que le exijan al Gobierno del Estado que cumpla; y si no, que no obstaculicen la organización de los compañeros cuando exigen seguridad".

Este lunes circuló en las redes sociales el pronunciamiento que hiciera la dirigencia de la sección 32 del SNTE en torno a los hechos violentos y de inseguridad, así como la suspensión de clases a la que tuvieron que recurrir los docentes veracruzanos ante la impasividad sindical.

El documento firmado por el dirigente Lázaro Medina Barragán, señala: "El comité ejecutivo de la sección 32 del SNTE eleva su más enérgica protesta ante la ola de violencia e inseguridad que azota a la sociedad y en particular a los trabajadores de la educación de nuestro gremio. Nuestros compañeros han sido víctimas de la delincuencia que ha hecho de nuestro estado su coto de poder; hechos recientes son ejemplo de lo antes expuesto, donde nuestros compañeros han sido levantados y secuestrados. Estos eventos son cotidianos y los hemos tenido en Uxpanapa, Minatitlán, Coatzacoalcos, Acayucan, Hueyapan de Ocampo, Las Choapas, José Azueta, Zongolica, entre otros.

"Por este medio exigimos a las autoridades de todos los niveles de gobierno, se busque a los culpables y se haga justicia; no podemos seguir permitiendo que nuestros compañeros trabajadores vivan en un clima de terror y de zozobra".

No obstante, los agremiados al SNTE rechazan ese apoyo y lo califican de cínico y oportunista. Aún más, aseguran que no necesitan de la dirigencia sindical.

Por otro lado, dieron a conocer que para definir si continúan con el paro de labores, este miércoles se reunirán en el palacio municipal de Ciudad Mendoza con presidentes de los municipios de la región y autoridades de Xalapa, además de los mandos policiacos, "se definirán y analizarán las condiciones (de seguridad), si éstas nos favorecen, levantamos el paro".

Por si esto fuera poco, los maestros deben soportar el embate que funcionarios de la SEV ha emprendido contra el movimiento magisterial. A decir de los participantes, "se ha mandado a gente de Contraloría y Recursos Humanos a levantar actas de abandono de trabajo para presionar a los maestros, en lugar de presionar al gobierno para que cumpla con su obligación de salvaguardar la seguridad del magisterio y población. Repudiamos estos actos de intimidación y acoso (a docentes)".