Política

Conmemoran llegada de fuego olímpico por México 1968 al puerto de Veracruz

septiembre 15, 2018

Eduardo Moreno Loyo, capitán del equipo de olímpico de natación de México 68 volvió a nadar, casi en el mismo sitio que hace 50 años, cuando recibió el fuego olímpico que llegó desde Grecia.

Para él, este hecho resultó simbólico, ya que hay algunos de sus compañeros en esta travesía

"En primer lugar el estrado se ubicó en el extremo del malecón donde está el monumento de los héroes de la armada, se colocó un estrado con rampa que daba hacia el mar, se colocaron las autoridades. Fue el 6 de octubre", recordó mientras señalaba los puntos en donde se ubicaron hace 50 años.

Ahora, el fuego olímpico llegó a bordo del velero Cuauhtémoc, mientras que en el 68 fue a bordo del Durango. Ahí, bajaron una escalerilla por donde se pasaron uno a uno, relevistas, la antorcha hasta que llegó al mar, desde donde la transportaron a nado.

Loyo fue el último relevo, se clavó en las aguas del Golfo de México con habilidad y nadó hasta la antorcha y de vuelta a la orilla; donde la entregó al siguiente relevista, ya de tierra.

En 1968, cuando la antorcha llegó a Veracruz, Loyo recuerda la seguridad con la que los transportaron y resguardaron el fuego olímpico, temiendo un boicot, luego de la matanza de Tlaltelolco, apenas cuatro días antes.

"Había cerca de 60 mil personas, dicen la crónicas en el malecón, en las rompeolas y era un ambiente de euforia porque nunca se había presentado que la antorcha olímpica transportada por el mar, nos cuidaban hombres armados, por temor a un boicot de la llama olímpica", explicó.

50 años después, la coincidencia es ver de nuevo a los estudiantes unidos, marchando por un fin.

El atleta consideró que será muy difícil ver a México volver a albergar unos Juegos Olímpicos, por las condiciones que se requieren para organizarlos, además del dispendio de recursos que implica en infraestructura.

Señaló que en estos 50 años el deporte ha cambiado mucho, ahora, se rigen bajo intereses económicos, más allá de la gloria olímpica.